Baúl de incomprensiones y preguntas

Aquel magnífico cofre del tesoro rebosaba vida, contradicciones, orgasmos, naufragios y preguntas… pensamientos encerrados con llave, que me encontré cuando tras un largo sueño entre arena candente, decidí abrirlo para permitirle a mi curiosidad asestar una puñalada a mi corazón de gato.
Alguien había copiado mis pensamientos para diluirlos entre los de otras personas, todos ellos robados, y los míos, arrancados de un alma que no volvería a ser la misma hasta que fueran purgados aquellos que realmente definieran mi esencia.
 
¿Prefieres un corazón sin opciones o que habite la incertidumbre de elegir entre diferentes caminos? ¿Te decantarías por la permanencia de una máscara una vez caída y visto el rostro que esconde? ¿Crees que podrías? … ¿Duelen tanto las mentiras por ser un reflejo de aquellas con las que te castigas a ti mismo?
¿Puede tan solo un pensamiento convertir cuevas en paraísos? ¿y viceversa? … ¿Se pueden generar cambios sin días de agonía quemándote en la arena cuando eres incapaz de entender que sin tu piel no hay Sol? … ¿Qué espero de mi? … Llevo sueños conmigo, quizás al abrir las cajas estén vacíos, quizás superen mis expectativas, mis Sueños Schrödinger, que solo cuando abra la caja, podré ver. ¿Hace ruido un árbol al caer en el bosque si no hay nadie para escucharlo…? ¿Siempre hay alguien? … ¿Permanece una huella cuando el sentimiento que la ha generado desaparece? … ¿Cuanto tiempo puedes beber de unos labios antes de quedarte seco? ¿Y de dejarlos secos? … ¿Viajan nuestras almas por autopistas de Moebius sin cielo ni infierno? … ¿Qué sentimiento brota cuando acariciando una piel se eriza la tuya? … ¿Cómo se puede saber si un amor es sincero y real? ¿Cómo se alcanza el punto de equilibrio en que ninguno de los dos ama más que el otro? … ¿En qué proporción la ausencia de expectativas es capaz de ayudarte a ser más feliz? ¿Acaso no es la decepción un trampolín evolutivo hacia algo más?… y sobre todo ¿Qué número divide la proporción áurea de tus ojos para trazar el camino más corto a tu boca?
 
Entre preguntas, me volví a quedar dormido sobre la arena, exhausta mi mente, se desplomó mi cuerpo…
 
Días después desperté siendo uno de nuevo, no recordaba ni las preguntas ni el proceso, ni el reflejo en el espejo que me confirmaría si era quien fui… y con una sonrisa cansada, no me quedó otra que aceptar que sería aquel que nacería de mi crisálida tras cada mañana.
Seguiría guardando pensamientos en un cofre que habita en la arena de mis sueños.
Y cuando lo abriera, entre agonías insomnes, seguiría pensando que alguien había introducido allí dentro pensamientos ajenos.


Image from Stockvault. Called «Treasure chest», from Lokigrl616 (thanks)

[spotify:track:1bVVNrNczB8LckjWQ8RJCk]

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Morrusquita (hasta que arregles mi nick) dice:

    ¡Muy bonito texto! Cada sentimiento, llanto, pensamiento, vivencia, beso, orgasmo, enfado, pasión, lección,… guardados en el baúl, deja su huella, aunque renazcamos cada mañana para vivirla como si fuera la primera.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com