A5

Sep
28
2021

Volviendo a las baldosas amarillas

 Escrito a las 19:30     Archivado en: A5, Desde dentro...     Añadir comentario


Este verano ha sido tranquilo pero con sorpresas. Y estas últimas semanas se ha formado un huracán enorme sobre mi mente, y poco a poco… intento apaciguarlo y poner un poco de orden. Tras un par de años en pareja, vuelvo a estar soltero. Y no es porque yo me haya liado con una bailarina exótica o ella con un negro, sino porqué «somos muy diferentes«. Yo ya me había dado cuenta, la verdad, pero creo que complementarse es más importante que ser iguales, un violín y un piano consiguen mejor melodía que dos trompetas o dos guitarras. Pero como soy complaciente, no he elevado la voz y he apoyado en todo momento la decisión, pues ambos estábamos un poco recocidos y necesitábamos un descanso, que se hará definitivo. Ahora me esmero en purgar ciertas sensaciones negativas de «¿Por qué ahora?» o «De haberlo dicho antes me habría ahorrado dos bodas…» (y un funeral). Ella es una amistad que merece la pena preservar, es familia, y quizás sea cierto que somos demasiado distintos para ser felices a largo plazo, lo dejaré ahí. Eso sí, he aprendido dos cosas contradictorias: Por un lado, lo bonita que es la vida en pareja bien llevada, equilibrada y compartiendo cenas y series, problemas y cama. He sido muy feliz en todo este tiempo y en cierto modo, aunque me sorprenda, me alegra dejarlo sin romperlo en mil pedazos o llenarlo de mierda, fue algo muy bonito de principio a fin, aunque duela.
Por otro lado, lo bien que se está solo. No poder ver determinadas series o películas por que a tu pareja le den miedo o le den alergia los tíos con mallas, es un poco coñazo. Por amor se recicla la basura y se hacen proezas que van más allá de poner pasta y corazón, pero parece ser que por amor no se pueden hacer otros esfuerzos. Pretendiendo huir de un mundo tan duro cómo el que vivimos, hemos caído en la trampa de abandonar un barco al primer temporal, en lugar de esforzarse por seguir navegando rumbo a un horizonte ya inalcanzable.

Ahora viene la segunda parte… ¡Queda un hueco! Y el destino empieza a mover fichas para que viva cosas que antes no podía. Me queda mucho camino para estar bien del todo, pero por ahora me conformo con la calma y reconectar con amigos y personas cercanas. El Universo también mueve ficha. Hay momentos, al iniciar una nueva etapa, que le dan sentido a tus pasos, y el Sábado pasado, compartiendo un pollo asado con patatas y viendo «Prisioneros» de mi idolatrado Villeneuve, fui completamente feliz de nuevo, y no me faltó nada durante unas horas. Y espero seguir concatenando esos momentos.
A veces es curioso cómo el destino te hace guiños, y hace unos días volvió conciliadora mi Alma Hermana para cuidar ese vínculo tan bonito que es superior a nosotros. En 10 días podré compartir tiempo con ella y confirmar que no es un espejismo y que seguiremos caminando juntos; no imagino regalo más bonito. También volverá mi Silver Angel a pedir hueco en mi vida, espero, mi madre me decía el otro día que debería casarme con ella, que siempre está a mi lado ¿pero eso no sería darle la razón a mi ya «ex»?. Vuelvo a recordar respirar despacio cuando veo asomar la patita a la ansiedad, y sueño con ser prioritario para alguien, que más allá de las similitudes quiera enseñar y aprender, y crear algo a medias, algo que sigo pensando será más rico si somos distintos, usando el amor de balsa entre ambos. ¿Cuál será mi siguiente estación? ¿Me bajaré ahí del tren? ¿Qué debo hacer para tener un trayecto más pleno?

Me preocupa el poso de lo vivido, el cómo podré confiar en alguien que me diga que quiere toda su vida conmigo, después de haber oído eso y un mes después… coger otro camino, no sé si seré el mismo. Quizás sea karma por mi versión más salvaje que se enamoraba y lo quería todo, y poco después tiraba la relación por un barranco incapaz de seguir adelante (aunque no me solían sobrar los motivos). Pero ese optimismo crónico que me regaló una cordobesa sigue vivo, y no puedo evitar dejar de creer que encontraré muchos paraísos en mi camino, y que buscándolo alcanzaré mis Ítacas. Supongo que como este blog es para menores no puedo decir que hay momentos en que pienso que lo que necesitaría ahora mismo, cómo un fumador necesita un pitillo, es un clítoris tembloroso en mi boca mientras bebo sin ser capaz de saciar mi sed y escucho un grito de fondo, una y otra vez, hasta dejar agotada a la cajetilla. Un «eres maravilloso» de cuya veracidad intentaría no dudar. No, no puedo decirlo, así que no lo haré. También necesito unas cosquillas en la espalda convertidas en escalofrío. En cuánto la decepción deje de sangrar y encuentre los abrazos perdidos, volveré al camino de baldosas amarillas, que dejé por una buena causa, y que retomaré cantando.

Sep
21
2021

Nuestra vida es una partida de rol de unos seres tan inteligentes como retorcidos

 Escrito a las 0:30     Archivado en: A5, Desde dentro..., Desvarios     2 comentarios


Según la vida da vueltas, más seguro estoy de que es una partida de rol de unas criaturas que no somos capaces de imaginar. Ellos manejan nuestra casualidad y la convierten en causalidad, ellos hacen real lo imposible e intentan enseñarnos cosas para que ganemos «puntos de destreza» y que al cruzar la línea de meta, al morir, seamos los que tengamos puntuaciones más altas. Hay casos, cómo Kurt Cobain o John Lennon, de partidas que iban de puta madre para batir el récord, y sin embargo, sus «creadores» dejaron de manejarlos pensando que no sería así.
El que me maneja a mi es un poco hijo de puta. Después de hacerme pasar miedo en la casa de madera del bosque convertida en casa del terror, y después de enfrentarme al amor en un espejo para demostrarme la importancia del «cuándo» sobre el «dónde», me tocó poner a prueba mis cimientos de confort y hogar, de medir lo que es realmente importante y lo que no, poniendo ante a mi a alguien muy diferente… aunque con mucho en común. Y tras esas lecciones vividas estaba yo dispuesto a todo por acabar en una casa de madera en el bosque, pero esta vez, llevando yo el timón y asegurándome de que la coherencia y el amor reinaran sobre todo en mi paraíso del bosque, mientras el mundo que habitamos se va a tomar por culo. Yo lo había hecho bien, y sin embargo… toca parar y pensar qué rumbo tomar. Quizás los seres que nos manejan se hayan ido a tomar un puto café celestial mientras algunos pocos nos quedamos con la vida en pausa, y otros se enfrentan a un volcán. Ya sabéis que las matemáticas me ponen muy cachondo y a veces veo muertos (chiste malo), y no es la primera vez en mi vida que una sucesión de acontecimientos teóricamente imposibles dan conmigo, ateo de convicción, mirando al puto cielo pensando ¿En serio? ¿De verdad? Qué sentido tienen estos dos años de señales y de momentos entrelazados, habiendo aprendido y crecido tanto ¿Tan solo aprender? De nuevo un paseo por la locura hasta que los puñeteros creadores vuelvan del café, y decidan cual será la siguiente jugada ¿Qué tendrán pensado para mi? Quizás yo ya no sea el protagonista de la partida, quizás estén preparando a la próxima Greta Thunberg y yo tenga que enseñarle algo que usará en uno de sus discursos. No lo sé, de verdad que no lo sé.
Y ahora mismo no tengo claro si mi partida se acabará mañana para siempre o es tan solo la mitad, no sé si ya he conocido al amor de mi vida y volverá en un segundo round, o ni tan siquiera la he conocido, o quizás ni exista. Lo único que sé es que esto parece una película de Nolan, que acaba de follarte la mente y no te queda más que aplaudir mientras pasan los títulos de crédito, tanto si lo has entendido cómo si no es así, y no te quedan más huevos que decir «Qué pasada» mientras no sabes si reír o llorar, estando en cualquier caso, muy agradecido, por haberla vis… vido.

Jun
18
2021

Al otro lado

 Escrito a las 15:00     Archivado en: A5, Aullidos, El Mundo..., Viajes     comentarios cerrados


Ya llevo una semana en España, adaptándome de nuevo al ritmo del mundo occidental, a esa realidad que me da de comer y recuperando una cierta normalidad en mi vida, y sobre todo, en mi espalda. Sí, una de las cosas «malas» que me dejó el viaje fue una lumbalgia bastante durilla, y aunque conseguí atenuarla allí con un día y medio de descanso, y me dio una tregua para que pudiéramos visitar un par de sitios mágicos, al llegar a España volvió para obligarme a hacer un descanso, y una vuelta al trabajo aún más lenta al tener que teletrabajar estos días. (Por cierto, he vivido una mejoría espectacular con Kna-Diol, una pomada que os recomiendo si tenéis lumbalgia o problemas musculares, va genial)

¿Qué me enseñó Ecuador?
Pues muchas cosas… la verdad. Que la vida es otra cosa que Amazon y Twitter, y que hay que ganarse el «almuercito» caminando y viendo mundo, a falta de poder hacer surf. Que el mundo está lleno de rincones mágicos, y que en muchos de ellos no hay agua potable, ni limpia, ni mucho menos caliente, con la que ducharte. Que los mosquitos españoles son analfabetos comparados con los mosquitos «universitarios» de la selva, cuyas habilidades ninjas les hacen colarse en mosquiteras ante tu asombro. También aprendí… que no volveré a comer gambas o langostinos, no al menos sin estar muy seguro de su origen. Lo que se hace en Ecuador y en otros países con esto es una repugnante barbaridad, si queréis saber más… os dejo un enlace que lo cuenta mejor de lo que yo lo haría, es una realidad que supera la ficción y me dejó boquiabierto. También aprendí que cualquier juguito casero, en lo que los ecuatorianos son unos artistas, es mil veces mejor que cualquier cocacola, y que hay muchas más frutas de las que yo conocía, algunas con aspecto de huevo de dragón:

Guanabana vs Cacao

Por cierto, qué rico el cacao al natural… por lo menos el exterior de las semillas. Allí cada fruta tiene una forma diferente de comerse, y los que venimos de fuera estamos sujetos a hacerlo de un modo inadecuado y acabar con cara de asco al no hacerlo bien. Y de lo más importante, he aprendido que en sitios dónde la gente tiene muchísimo menos, realmente poco, la gente comparte más, trabajan en equipo y se ayudan de una forma difícil de concebir en Europa, allí se entiende mucho mejor el «todos somos uno». Eso sí, la «calma» que tienen los ecuatorianos, supongo que por su forma de vida y carácter, es difícil de llevar. Así ocurre que cuando llega allí un europeo pone patas arriba los negocios, no trabajan bien el marketing y eso explica que un país tan increíble no tenga la fama de muchos otros claramente con menos que ofrecer.

Vivir un cumpleaños tan lejos, pero recibiendo tanto amor…
Si hace algo más de un año, mi cumpleaños fue especial por la visita de mis dos duendecillas favoritas, una gallega y una madrileña, este año fue especial por vivir la celebración tan lejos de casa, aunque tan bien acompañado. Tuve una tarta hecha con mucho amor y poco azúcar, velas que tenían que ser con números… claro, ya no caben tantos palitos en una tarta moderada, una camiseta de Villa Mompiche, y una cesta de frutas. Todo, envuelto con mucho amor y unos nuevos amigos maravillosos. Jamás lo olvidaré, la verdad. Al igual que el cariño de la gente que por diferentes medios digitales me hicisteis llegar… cada año me sorprende y aunque me cuesta sentirme digno de ello, agradezco de corazón tanto, entre tanto abrazo no eché en falta nada ni a nadie este año, gracias a todos los que me seguís aguantando y os hicisteis notar ese día de un modo u otro.

Ecuatoriano al volante, peligro constante.
Lo de las carreteras es otra historia, los ecuatorianos están locos al volante, son unos verdaderos chiflados. He visto cosas increíble… desde una anciana adelantándonos a 130, hasta una carrera de dos camiones pesados, gente parando en curva a contestar un mensaje o a hacer alguna necesidad física, ellos hacen lo que quieren cuando quieren, y es demencial. Un día vimos un camión de cervezas volcado en una curva (¿a qué velocidad iría?), hacen auténticas barbaridades y no entienden por qué les pitas cuando lo haces… con razón nos recomendaron no conducir de noche en Ecuador, pues claro, hay quien pone luces, y quien no, y muchos ponen tantas luces que son capaces de cegarte, a lo «campo de fútbol de noche», por no hablar de los leds de colores que esgrimen sin vergüenza ni ridículo, y que diga yo eso… tiene tela.

Resumiendo un poco, que me ha encantado Ecuador.

  • Mompiche es y será uno de mis paraísos favoritos en la tierra.
  • Otavalo es un mercado enorme, maravilloso y lleno de artesanías, imposible no comprar.
  • Baños de agua santa es un paraíso de agua caliente y cataratas.
  • La laguna del Quilotoa, en el cráter de un volcán, te dejará sin palabras, y sin aire.
  • El Pailón del Diablo es una maravilla de la naturaleza y el mundo.
  • En Puerto Misahuallí, los monos te robarán algo si no tienes mucho cuidado.
  • Echaré de menos tomar algún día una deliciosa Avena Polaca.
  • Los mosquitos más pequeños, las arañas mucho más grandes y las serpientes, de todos los tamaños.

Espero no tardar mucho en volver. Este viaje se fraguó de un modo muy inesperado, en menos de una semana decidí todo y me puse a prepararlo… y la verdad, es que di en el clavo en una gran mayoría de las necesidades del viaje y todo salió a pedir de boca. Aprendí y crecí, hice una pausa necesaria en un año complicado, y cogí fuerzas para los próximos meses.
Tanta gratitud y amor no me caben en el pecho.
Un abrazo enorme y gracias por leerme

comentarios cerrados
Mar
12
2021

Los pliegues del corazón

 Escrito a las 15:00     Archivado en: A5, Aullidos, Desde dentro...     comentarios cerrados


Hoy volviste a cruzarte por mi recuerdo y en lugar de borrarte de mi mente, decidí cerrar los ojos para ver si conseguía olerte. Conseguí teletransportarme a aquel Hotel de Bilbao dónde nos abrazamos por primera vez, y saboree la magia de un mojito perfecto reflejado en un espejo. Sí, quise olerte y ver tus ojos, verme reflejado en ellos, buscar aquellas fotos que solo era capaz de hacerme tu iPhone al que empezaba a cogerle cariño por cómo me trataba. Pretendía volver a sentirte delante y llevarte conmigo a Nunca Jamás para hablar hasta dormirnos. Tan solo buscaba la paz y calma de aquellos instantes perfectos contigo, que parecen parte de otra vida muy lejana.
Para ayudarme a reavivar esos recuerdos, busqué en mis archivos digitales alguna foto que me evocara lo vivido, para viajar a entonces… y revivirnos fugazmente. Pero no encontré tus fotos, ni los audios, nada. Era como si no hubieras existido, y hubieras sido solo un sueño. Busqué y rebusqué en mi ordenador, desesperado como quien quiere hacer un viaje y no encuentra el billete con el que empezarlo…

Y entonces recordé cómo los meses que siguieron a nuestra separación… me desgarraban el corazón esas imágenes nuestras que me recordaban que ya no estabas, cómo avivaban la culpa de lo que pude, o pudimos, hacer mejor, o tan solo distinto. Hay heridas que quieres curar, y otras que sabes que nunca cerrarán del todo y que tan solo puedes aceptar y llevar tapadas. Recordé cómo todo aquello, para sobrevivirte, me hizo crear un baúl virtual, uno que llenar con aquellos tesoros que habíamos construido y creado juntos en aquellas semanas tan fugaces como mágicas. Una vez estaba todo, lo enterré, sabiendo que de necesitarlo podría volver a por él… con el paso de los meses o años.
Eso fue hace mucho tiempo, y ahora… no lo encontraba ¿Lo habría perdido? No tiene sentido… así que conociéndome, pensé que lo habría escondido más allá de mi ordenador, para ponerme difícil el encontrarlo, al mismo tiempo que lo tenía en un lugar seguro. Por suerte, dejé un mapa del tesoro, que solo tuve que seguir mis pisadas en la nube para dar con él.
Ahí estaba todo, limpio y ordenado, esperándome, en su día necesitaba apartarlo de mi… pero al mismo tiempo, no tenía el valor de borrar nada, no podría, así que lo guardé todo con mimo.

Abriendo aquel fichero… sí que me llegó tu olor.
Al descomprimir mi baúl del tesoro salieron fotos, audios, vídeos… palomas mensajeras que nos hacían estar presentes pese a la distancia.
Pasee por el recuerdo, olvidando por un momento el declive de nuestro imperio y recordando algunas de las miles de pequeñas cosas que compartimos. Nadie debería olvidarse nunca de ese primer rayo de Sol que ve después de una larga noche, o de ese vaso de agua que le salva la vida en medio de una sequía, y tú, fuiste mucho más que eso.
Ya no me prohíbo quererte, hasta la raíz, ni recordarte. Sé que no puedo decírtelo, pues seguramente no lo recibirías con la misma limpieza que yo lo siento, y sé que jamás volveré a darte un abrazo, pero me niego a recordarte tal y como fueron tus últimas palabras hacia mi… para mi siempre serás esas siglas que deberíamos habernos tatuado para que nos recordaran cuándo éramos unos gilipollas, algo que se nos daba muy bien, ese vínculo místico que nos unía. Con amor y paciencia pretendo conseguir que las cicatrices al irse cerrando, dejen una marca bonita, con forma de sonrisa, ambos nos merecemos al menos eso.
La vida te enseña, y te obliga a aceptar, por complicado que sea, que como rezaba la cita:

«Nada perfecto dura para siempre
excepto en nuestros recuerdos.
«

Y precisamente ahí, en mi recuerdo,
nada ni nadie podrá cambiarlo,
ahí serás eterna.

La memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos, y que gracias a ese artilugio logramos sobrellevar el pasado.
El amor en los tiempos del cólera – Gabriel García Márquez

comentarios cerrados
Feb
16
2021

Científicos versus Conspiranoicos

 Escrito a las 19:00     Archivado en: A5, Aullidos, El Mundo..., Hechos Cotidianos, Mi Camino..., Nuevas Ciencias, Pequeños tesoros, Sociedad, Tecnología y Ciencia     comentarios cerrados


conspiranoico-ca
f. / m. Sin marca

Definición
Persona obsesiva y desconfiada que ve conspiraciones por todas partes.

Ayer me sentí más «Ross Geller» que nunca, cuando hablaba con una persona que es de lo más parecido que he visto a Phoebe Buffay. Después de un buen rato intentando rebatir todo tipo de afirmaciones controvertidas sobre la situación del mundo, al golpe de «he visto un vídeo qué…» y «es una conspiración«, pasando por «el cáncer tiene cura hace tiempo» o «el covid fue hecho en laboratorio«… y dejando sorprendentemente de lado si el hombre estuvo en la Luna o no «De ese tema no sé nada«, llegamos al punto álgido cuando yo decía que «Al menos no dices que la tierra es plana«, obteniendo la respuesta de: «Sí, lo de la tierra plana no lo veo y aún no tengo claro si está hueca o no«, y me quedé patidifuso mientras entendía que nuestra conversación llegaba a su fin, mientras el Universo me hacía un guiño recordándome que el sentido común no es igual para todos, y gestionaba cómo podía mi sorpresa al tener una conversación como esta:

«Lo bueno de la ciencia es que es cierta, creas o no en ella».

          Neil deGrasse Tyson.

¿Recordáis este momento de Friends? Cómo olvidarlo… un científico hiperracional se enfrenta a una «chamana hippie», y la misma que compartía piso con el fantasma de su abuela le dice que no cree en la evolución o la gravedad, cuando son verdades científicas. Y ahí juega bien su carta Phoebe cuando le dice «¿No eres capaz de admitir de que existe una pequeña e ínfima posibilidad de que puedas estar equivocado en esto?«, y claro, Ross, científico, sabe que no hay nada absoluto y que nuevas investigaciones nos enseñan constantemente diferentes matices de la realidad, y por eso duda, de lo que ella se aprovecha.
Y esa es la realidad que enfrenta a científicos y conspiracionistas o religiosos, que mientras los primeros pueden dudar pues saben que cada día aprendemos cosas nuevas y pulimos nuestra forma de comprender el mundo, los segundos utilizan eso para colar sus teorías y alimentarlas para engordarlas al grito de «¿Estás 100% seguro que no es posible?«. La respuesta del científico debería ser «¿Tienes la más remota prueba más allá de vuestra mente calenturienta y el apoyo de tu club conspiranoico?«, os daré una pista, no, no tienen la menor prueba. Lo explica muy bien Pascual Serrano en este artículo: «Como no comprenden el mundo, no comprenden la ciencia, no comprenden los razonamientos políticos e ideológicos, comienzan a ver oscuras y ocultas intenciones y poderes.«. Eso me recuerda a aquella famosa conversación entre Sheldon y su madre:

(MADRE) Todo el mundo puede tener su propia opinión.
(SHELDON) La evolución no es una opinión, son hechos.
(MADRE) Y esa… es tu opinión.

No, querida madre ultracatólica de Sheldon, la evolución no es una opinión, es algo probado científicamente, entiendo que te cueste entenderlo teniendo cómo referencia la recopilación de cuentos más famosa de todos los tiempos, hay pruebas de la Evolución… del mismo modo que vosotros podéis demostrar muy pocas cosas de vuestro libro. Una opinión es qué tipo de donuts te gusta, si eres de café o té o cómo te gusta la ropa, si una fotografía es bonita o si un partido político es mejor que otro. La gravedad, el asintomatismo, la evolución, la tierra esférica, así cómo la estructura de la tierrason verdades científicas. Si deseas refutar alguna de ellas, debes seguir el método científico y demostrar lo contrario, lo que podría alterarlas si estás en lo cierto, pero de no ser así… deberías pensar lo que dices y no decir lo primero que se te pase por la cabeza.

En la revista Muy interesante dicen de los conspiranoicos:

…¿Qué convierte a alguien en conspiranoico y lo lleva a admitir la veracidad de estas retorcidas teorías sin pruebas? Este sesgo cognitivo se adquiere con los años y conduce a quien lo posee a ver la vida a través de un cristal distorsionado que le hace pensar que siempre hay una mano escondida tras lo que sucede…
 
El conspiranoico es compulsivo y autodidacta, y memoriza los detalles más nimios de la teoría a la que se entrega; no cambia de opinión respecto a sus creencias más firmes y siempre encuentra pruebas de que su hipótesis tiene visos de realidad. En casos muy extremos, su obsesión le hace dejar de lado familia y trabajo…

Podríamos hablar horas de esto, pero… ¿Qué sacaríamos en claro? No existen argumentos que hagan cambiar a un conspiranoico de opinión. Agradezco a la vida que cuando me interesaban campos como la ufología y la exobiología, cuando estaba a punto de cumplir la mayoría de edad, vi algún caso de gente que se le iba la cabeza hasta el extremo de perder a su familia por sus delirios, y eso me hizo dar unos pasos atrás y no volverme loco con cosas imposibles de demostrar y seguramente, sin base real. Preferí centrarme en disfrutar de la vida, vivir grandes momentos con amores y amigos y enriquecerme sin caer en ficticios pozos oscuros como el de la paranoia y las conspiraciones, elementos tan de auge pues con cada cambio importante en el mundo, tenemos que aguantar la retahíla de los que dicen barbaridades sobre el 5G, el Covid, la muerte de Lady Di, que Nicolas Cage es un Vampiro… o por favor, queridos conspiranoicos… que cuando hablamos de que Jordi Hurtado es inmortal, es una broma sobre lo bien que se conserva, no pertenece a ninguna secta ni conoce el secreto de la vida eterna, por si queréis hacerle una religión.
Hace unos años ya escribí un artículo sobre un grupo que defiende que la tierra es plana, y a los que Pedro Duque, nuestro querido astronauta, contestó adecuadamente. En aquel entonces ya hablaba de Mike Hughes, una referencia del terraplanismo, que buscaba lanzar un cohete para demostrar su teoría. Bueno… Mike falleció al lanzar un cohete para «sacar fotos» de su «tierra plana» ¿Nos os parece tan cómico cómo triste? Gravedad… ¡Descarada ramera hija de un planeta esférico!
Supongo que cómo con Mike, con la gente que apoya estas teorías no nos queda más que ver cómo se estrellan con el cohete, vigilando de que en su camino no os pille a vosotros ni a ninguno de vuestros seres queridos.


Imagen vía Ciencianautas

Más información:
— INFOLIBRE: Conspiranoicos: el auge de la estupidez humana
— ELDIARIO.ES: Redes y medios, el paraíso de los conspiranoicos
— PUBLICO: Conspiranoicos, supremacistas y troles: así es la radicalización online de la extrema derecha
— MUY INTERESANTE: En la mente del conspiranoico
— LA VANGUARDIA: 8 de las teorías de la conspiración más locas que todavía circulan por Internet
— LIBRO: La conspiración de los conspiranoicos

comentarios cerrados
Ene
29
2021

Amores que matan nunca mueren

 Escrito a las 15:00     Archivado en: A5, Desde dentro...     comentarios cerrados


… Y morirme contigo si te matas
Y matarme contigo si te mueres
Porque el amor cuando no muere mata
Porque amores que matan nunca mueren…

Uno de los aprendizajes más duros y divertidos de la vida… es en lo referente al amor.
Cuando miro hacia atrás siento algo de vergüenza y fascinación por la evolución de aquel chico que cuando dio sus primeros besos, parecía estar atacando a una chica a mordiscos, algo que ella tampoco era capaz de mejorar por la falta de experiencia. Igualmente desastrosos fueron mis intentos por enseñar a mis dedos a bailar tango para una dama, pero para eso llegaron las maestras que con paciencia me enseñaron geografía y a usar los labios para que prevalecieran, aquellas que me hicieron creer que sabía algo de «baile» para recibir la definitiva gran lección de que cada persona es una nueva asignatura que aprender y conocer con amor y esmero.
Eran amores que parecían matar al acabarse, derrumbaban tu mundo y daban pie a semanas sin comer, repletas de lágrimas y baladas tristes de Richard Marx, dónde la comprensión y la esperanza brillaban por su ausencia, y creías que tu mundo se acababa y llegaba a su romántico final. En aquel entonces no había aprendido calma, ni que cuando se va un amor está dejando sitio para otro tan diferente como bonito, ni por supuesto la paciencia suficiente para que el olvido se ponga de tu lado. Tampoco me permitía recordar con alegría y sin dolor a ese ser especial que había sido parte de mi, y cada cosa que me recordara a ella era una daga que atravesaba un corazón maltrecho. Cuántas tonterías habré hecho por rencor, por desazón, por no reconocer que a veces coges otro camino aunque sigas queriendo a alguien, o tan solo eres una etapa en la evolución sentimental de una persona y no el destino que te gustaría ser a ti, o a ella. A veces, por propia supervivencia, no siempre por falta de amor, has de domar y amordazar al corazón para salir de un lodazal o un túnel, para mucho tiempo después… una vez libres ambos, llorar de alegría y júbilo por haber hecho lo mejor y lo necesario para ser feliz, aunque nunca dejes de preguntarte si debiste ser más valiente o suicida.
 

Foto de Jonaorle en Pexels
 
Hay amores de tantos tipos, de tantos colores, casi siempre desequilibrados, uno quiere más y mejor, y el otro aunque a veces es capaz de verlo, no pierde la esperanza de que todo se equilibre, pues siendo el amor magia, qué habría más maravilloso que esa igualdad en la vibración del corazón. A veces el amor es miedo a la soledad, a veces remedio contra el aburrimiento. Muy a menudo es la máscara del buen sexo, otras es la fantasía de formar un equipo perfecto. Inyección de autoestima, vitamina pa’l vivir, lujuria sin freno… un «me quiero morir». Amores que no llegan a ser amores, amores que de tan platónicos no llegaron a existir. Amores a reinas que no merecían su trono, amores despechados, olvidados, imprevistos, tercos, puros, imposibles, lógicos, huecos, infinitos, torcidos, esquivos, prohibidos o simplemente, alternativos. Amores con nicotina, amores que eran mentira, o que siempre serán tu verdad, amores que solo sirvieron para ayudarnos a cerrar heridas. Amores que matan, pero de verdad, amores que nunca mueren… por la profundidad. Amores que se tatúan en tu piel, amores que borramos con láser aún sabiendo… que quedará una cicatriz peor que el recuerdo de lo que pudo ser y no fue.
 
Amores eternos que duraron un corto invierno,
como rezaba la canción de Joaquín.
 
Amores por los que darías la vida,
amores que volverías a vivir,
amores con los que te dejarías ir…
amores que son a la vez, bálsamo y huracán.
 
Amores de verdad, amores en flor,
amores reeditados, amores repetidos,
amores camino, amores destino, amores en pausa…
amores punto de encuentro… o de partida.
 

comentarios cerrados

Autor

  Boletín no diario de...

...un Ave Fénix reincidente, elfo de los bosques gallegos, un mutante psicohistórico Fundacionista buscando respuestas, un Elemental del Aire enamorado de la Tierra, un ser... qué, de vez en cuando, con el corazón en la mano, juega a pintar nubes y adiestrar libélulas, ejerciendo de Vela por horas. Reflexiones, desvaríos, tecnología, sociedad & coitus interruptus, entre otros.

  • Sígueme en Twitter
  • Página en Facebook de este Blog
  • Mi lista de deseos de Amazon
  • Mis listas de Spotify
  • Las fotos del móvil...
  • Mi canal de YouTube
  • La música que escucho...
  • Mi historial de votos de cine en IMDB
  • Añádeme en Skype
  • Escríbeme por Telegram...
  • Mi tumblr personal...
  • Mis fotos en Flickr
  • Mi cuenta de Vimeo
  • Mis tableros en Pinterest
  • Mi divelog...
  • Feed RSS de este Blog
Twitter

Twitter desde Melee™ Island

El Corcho

   Otros proyectos...

 
Feeds

Suscripciones a los feeds para todos los gustos

RSS de los Posts
RSS de los Comentarios

Añadir feed a:

 
SUSCRIBIRSE POR EMAIL

Con WordPress.org y el diseño deZine de ThemeShift.com. ¡Recuerda! Leer este blog implica la aceptación de sus términos de uso (Atention! Read this blog means you've accepted its Terms of use). Para cualquier cosa, tienes un Correo de contacto (For anything you have a contact form). Escrito por 3 monos de 3 cabezas desde unas dimensiones no reconocidas por los sentidos humanos y que se contemplarán en el modelo final de la Teoría de Cuerdas. PROUDLY MADE ON EARTH.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies