Oct
22
2021

No puedes llevar a quien no quiere llegar

 Escrito a las 18:45     Archivado en: Desde dentro...     Añadir comentario


Ayer contemplaba el milésimo mensaje de una amiga maldiciendo a su ex.
Está claro que las maldiciones no funcionan, pues de ser así, este hombre ya habría muerto aplastado por un piano que habría caído directamente del cielo. Tras semanas de investigaciones y una portada de «Más allá» nadie habría encontrado explicación a tal suceso, sin saber que el odio puro pudo materializar un piano en el aire que convirtió a un gilipollas en una pegatina.
Al leer una broma sobre él que había escuchado por primera vez ya hacía muchos años, y desde entonces, cientos de veces, pude ver mi propia cara de: «¿En serio?«, siendo consciente de que si escuchas una misma broma desde hace tiempo, es que quizás no haya habido ningún progreso en la gestión emocional de la materia. No sé, al leerlo, me cansé de pronto. Pensé ¿Cuánto tiempo más puedo remar en esta amistad? Todo el día anima que te anima, sin moverme del sitio pese a que mi positivismo nunca deja de recibir descargas negativas por parte de ella. Los que me conocen saben que soy optimista, a veces insufrible, y siempre animo a la gente con elogios y buen rollo, dentro de mis posibilidades. Con elogios honestos, con esperanza e ilusión, con sonrisas y con fe intento soplar a favor aunque esa persona se tire al suelo y se agarre a las baldosas para no moverse, luchando por anclarse a un pasado que dice aborrecer. A veces todo su mundo es un huracán que quiere moverla hacia delante, y sin embargo, sigue reptando por el suelo hacia atrás ante nuestra sorpresa.
De repente me sentí ridículo soplándole para que avanzara. Pensaba en todas las horas animando, en las horas hablando de esas más de cien mentiras que hacen que la vida valga la pena, e intentando que fuera hacia delante… y en lo inútiles que me parecían todas ellas cuando volvía de ese modo a aquel primer momento en que me contó todo.
Así que ahí estábamos, en una jodida barca imaginaria en medio del puto atlántico, conmigo remando hacia el faro y ella farfullando sobre la vida, la gente tóxica y la falta de esperanza. Su voz se fue diluyendo con el silencio hasta que dejé de escucharla, respiré hondo, coloqué bien los remos y me bajé de la barca, ni me sorprendí al apoyar mi pie en el agua y poder caminar sobre ella, y puse rumbo tranquilo hacia la costa. El agua parecía humo y no era capaz de mojarme, y en mis pies sentía cómo si caminara descalzo sobre césped. A mitad de camino me giré para mirar atrás, y allí seguía ella haciendo aspavientos con las manos hacia el sitio dónde estaba yo hace un rato.
Me pregunto cuándo se dará cuenta de que me he ido.


Animación de «Misa de Medianoche«, una gran serie que podéis ver en Netflix.


Oct
18
2021

El cabrón de mi mi «yo» conciliador

 Escrito a las 19:00     Archivado en: Desde dentro...     Añadir comentario


Cuando era un moco que empezaba a salir con sus amigos de pubs y discotecas, hubo un día en que un amigo mío que bebía, celebró su borrachera besando a una moza que pasaba por su lado. A la chica debió gustarle porque siguió liándose un rato con mi amigo. Al cabo de un buen rato, mi amigo se cansó y la mandó a paseo, sin ni siquiera saber su nombre. La chica, bastante mona, llamó a su hermano mayor y a unos amigos, que amablemente se disponían a hacerle una cirugía estética facial gratuita, cuando aparecí yo. Intercediendo y haciendo uso de esta labia con la que nací, acabé convenciéndoles de que amigo no era malo, que tenía problemas en casa y bebía demasiado, y que por favor lo disculparan. Se fueron el hermano y sus amigos y me quedé hablando con la chica afectada por todo el embrollo… con la que una semana después tenía mi primera cita.
Creo que tuvimos dos citas. La primera estuvo tres horas diciéndome cómo sería nuestra relación, sin ningún fallo de planificación.
Ella lo había dejado clarísimo, ella sería mi esposa, y al menos tendría a mi lado una mujer preciosa, aunque algo mandona.
Una semana después apareció una pelirroja con una boca increíble y ojos verdes en mi instituto, y lejos de cualquier previsión, quería conocerme, así que tuve que hacer unos retoques en el plan.
Hasta que dejé a la chica que mi amigo había besado sin preguntarle ni su nombre, yo sostenía que era diferente a todos los demás hombres con la cabeza bien alta, desafiante y seguro de lo que decía.
Desde ese día dejé de decirlo.
 

Foto de cottonbro en Pexels
 

Oct
13
2021

Puntos y finales

 Escrito a las 14:09     Archivado en: Desde dentro...     Añadir comentario


No siempre sabemos cómo y cuándo se fraguan los puntos finales.
A veces no sabemos que lo son al escribirlos.
Otras, son finales durante años, hasta que recomienzan.
Algunas se quedan enterrados en polvo hasta convertirse en olvido.
Suelen doler, a veces hasta sorprenden, y también son oportunidades… de principios.

Ayer alguien que comenzaba a ganarse el poder ser llamada «amiga» me hizo daño voluntariamente. No abundan este tipo de acontecimientos, normalmente se puede atribuir a descuidos, y así descartamos la maldad de las personas, siempre queremos creer lo mejor de todo. Y sin embargo, si alguien sabe que algo te duele, porqué se lo has dicho, y aún así lo hace de nuevo… bueno, eso es nuevo, eso es maldad… sin justificación ni maquillaje.
Y entonces pasan a un segundo plano tus esperanzas de que al cultivar y regar con diálogo esa relación, el «conocido» se convierta en «amigo».
Por qué si encima esa acción busca dañar y desprestigiar a alguien que quieres, y no aporta nada bueno a nadie… más de lo mismo, es maldad pura.
¿Y sabes qué? Quizás este punto y final entonces no duela tanto…
y ese malestar sea sólo sea el vestigio de lo mucho que nos joden los puntos y finales.

Oct
8
2021

Somos nuestra actitud

 Escrito a las 17:00     Archivado en: El Mundo...     Añadir comentario


Si es algo de lo que os he hablado muchas veces, el día a día no hace más que recalcarlo y convertirlo en una de, no solo mis mayores verdades, sino uno de los grandes secretos de la vida. Ante un misma circunstancia, cada persona reacciona de modos muy diferentes… y no siempre podemos controlarlo, a veces, las emociones nos superan y nos derrumbamos, cuando perdemos a un ser querido, se acaba un amor o incluso hay quienes entran en depresión por una derrota de su equipo en alguna competición. No siempre es fácil ver la oportunidad en cada tropiezo, no es fácil ver lo que ganas al perder algo. Ver el árbol en la semilla, ver la ventana abierta… tan pronto se cierra la puerta. No, no es nada sencillo. Pero podemos aprender, poco a poco. Quizás empieces por reírte al caerte en lugar de maldecir al mundo, quizás cuándo se te caiga una cocacola por el suelo además de reírte puedas interpretar que el Universo te hace un guiño y no lamentarte por que se te haya caído una bebida nada sana ni buena para ti.

Somos nuestra actitud. O dicho por alguien mucho más relevante que yo históricamente, Mr. Winston Churchill:

“La actitud es una pequeña cosa que marca una gran diferencia.”.

Si queréis ahondar en este tema hay un artículo maravilloso sobre ello. Pero sobre todo, empieza en tu día a día… elije no comerte la cabeza con situaciones que aún no existen, no sufras innecesariamente. Mírale el mejor lado al mundo en lugar de ver su cara más oscura. Sonríe… pues nunca se sabe, quien puede enamorarse de tu sonrisa.

Oct
1
2021

… Plegaria de la serenidad

 Escrito a las 15:15     Archivado en: Citas     Añadir comentario


El otro día me crucé de nuevo con esta plegaria en «Misa de Medianoche«.
Y me parece uno de los textos más sabios que se pueden leer sobre cómo vivir, quitando la parte final más católica. Está atribuida al teólogo, filósofo y escritor estadounidense de origen alemán Reinhold Niebuhr

Señor,
concédeme serenidad
para aceptar todo aquello que no puedo cambiar,
valor para cambiar lo que soy capaz de cambiar
y sabiduría para entender la diferencia.

Viviendo día a día;
disfrutando de cada momento;
sobrellevando las privaciones como un camino hacia la paz;
aceptando este mundo impuro tal cual es
y no como yo creo que debería ser,
tal y como hizo Jesús en la tierra:
así, confiando en que obrarás siempre el bien;
así, entregándome a Tu voluntad,
podré ser razonablemente feliz en esta vida
y alcanzar la felicidad suprema a Tu lado en la próxima.
Amén.

Sep
28
2021

Volviendo a las baldosas amarillas

 Escrito a las 19:30     Archivado en: A5, Desde dentro...     Añadir comentario


Este verano ha sido tranquilo pero con sorpresas. Tras formarse un huracán enorme sobre mi mente debido a algunas sorpresas desagradables, poco a poco… intento apaciguarlo y poner un poco de orden. Tras un par de años en pareja, vuelvo a estar soltero. Y no es porque yo me haya liado con una bailarina exótica o ella con un negro, sino porqué «somos muy diferentes«. Yo ya me había dado cuenta, la verdad, pero creo que complementarse es más importante que ser iguales, un violín y un piano consiguen mejor melodía que dos trompetas o dos guitarras. Pero como soy complaciente, no he elevado la voz y he apoyado en todo momento la decisión, pues ambos estábamos un poco recocidos y necesitábamos un descanso definitivo. Ahora me he esmerado en purgar ciertas sensaciones negativas de «¿Por qué ahora?» o «De haberlo dicho antes me habría ahorrado dos bodas…» (y un funeral). Ella es una amistad que merece la pena preservar, es familia, y es cierto que somos demasiado distintos para ser felices a largo plazo, lo dejaré ahí. Eso sí, he aprendido dos cosas contradictorias: Por un lado, lo bonita que es la vida en pareja bien llevada, equilibrada y compartiendo cenas y series, problemas y cama. He sido muy feliz en todo este tiempo y en cierto modo, aunque me sorprenda, me alegra dejarlo sin romperlo en mil pedazos o llenarlo de mierda, fue algo muy bonito de principio a fin, aunque duela.
Por otro lado, lo bien que se está solo. No poder ver determinadas series o películas por que a tu pareja le den miedo o le den alergia los tíos con mallas, es un poco coñazo. Por amor se recicla la basura y se hacen proezas que van más allá de poner pasta y corazón, pero parece ser que por amor no se pueden hacer otros esfuerzos. Pretendiendo huir de un mundo tan duro cómo el que vivimos, caemos en el error abandonar un barco al primer temporal, en lugar de esforzarse por seguir navegando rumbo a un horizonte ya inalcanzable.

Ahora viene la segunda parte… ¡Queda un hueco! Y el destino empieza a mover fichas para que viva cosas que antes no podía. Por ahora me conformo con la calma y reconectar con amigos y personas cercanas. El Universo también mueve ficha. Hay momentos, al iniciar una nueva etapa, que le dan sentido a tus pasos, y el Sábado pasado, compartiendo un pollo asado con patatas y viendo «Prisioneros» de mi idolatrado Villeneuve, fui completamente feliz de nuevo. Y espero seguir concatenando esos momentos.
A veces es curioso cómo el destino te hace guiños, y hace unos días volvió conciliadora mi Alma Hermana para cuidar ese vínculo tan bonito que es superior a nosotros. En 10 días podré compartir tiempo con ella y confirmar que no es un espejismo y que seguiremos caminando juntos; no imagino regalo más bonito. También volverá mi Silver Angel a pedir hueco en mi vida, espero, mi madre me decía el otro día que debería acabar con ella, que siempre está a mi lado ¿pero eso no sería darle la razón a mi «ex»?. Vuelvo a recordar respirar despacio cuando veo asomar la patita a la ansiedad, y sueño con ser prioritario para alguien, que más allá de las similitudes quiera enseñar y aprender, y crear algo a medias, algo que sigo pensando será más rico si somos distintos, usando el amor de balsa entre ambos. ¿Cuál será mi siguiente estación? ¿Me bajaré ahí del tren? ¿Qué debo hacer para tener un trayecto más pleno?

Espero que lo vivido no deje mal poso, el cómo podré confiar en alguien que me diga que quiere toda su vida conmigo, después de haber oído eso y unos meses después… coger otro camino, no sé si seré el mismo. Quizás sea karma por mi versión más salvaje que se enamoraba y lo quería todo, y poco después tiraba la relación por un barranco incapaz de seguir adelante (aunque no me solían sobrar los motivos). Pero ese optimismo crónico que me regaló una cordobesa sigue vivo, y no puedo evitar dejar de creer que encontraré muchos paraísos en mi camino, y que buscándolo alcanzaré mis Ítacas. En cuánto la decepción deje de sangrar y encuentre los abrazos perdidos, volveré al camino de baldosas amarillas, que dejé por una buena causa, y que retomaré cantando.

Autor

  Earl grey con cookies de...

...un Ave Fénix reincidente, elfo de los bosques gallegos, un mutante psicohistórico Fundacionista buscando respuestas, un Elemental del Aire enamorado de la Tierra, un ser... qué, de vez en cuando, con el corazón en la mano, juega a pintar nubes y adiestrar libélulas, ejerciendo de Vela por horas. Reflexiones, desvaríos, tecnología, sociedad & coitus interruptus, entre otros.

  • Sígueme en Twitter
  • Página en Facebook de este Blog
  • Mi lista de deseos de Amazon
  • Mis listas de Spotify
  • Las fotos del móvil...
  • Mi canal de YouTube
  • La música que escucho...
  • Mi historial de votos de cine en IMDB
  • Añádeme en Skype
  • Escríbeme por Telegram...
  • Mi tumblr personal...
  • Mis fotos en Flickr
  • Mi cuenta de Vimeo
  • Mis tableros en Pinterest
  • Mi divelog...
  • Feed RSS de este Blog
Twitter

Twitter desde Melee™ Island

El Corcho

   Otros proyectos...

 
Feeds

Suscripciones a los feeds para todos los gustos

RSS de los Posts
RSS de los Comentarios

Añadir feed a:

 
SUSCRIBIRSE POR EMAIL

Con WordPress.org y el diseño deZine de ThemeShift.com. ¡Recuerda! Leer este blog implica la aceptación de sus términos de uso (Atention! Read this blog means you've accepted its Terms of use). Para cualquier cosa, tienes un Correo de contacto (For anything you have a contact form). Escrito por 3 monos de 3 cabezas desde unas dimensiones no reconocidas por los sentidos humanos y que se contemplarán en el modelo final de la Teoría de Cuerdas. PROUDLY MADE ON EARTH.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies