Conciencia tramposa…

A veces emergen, entre tinieblas, tras estar agazapados en la oscuridad esperando su momento, cuando los sucesos debilitan la corteza de nuestra piel espiritual y encuentran una grieta. Los recuerdos intentan redimirse y reencontrar respuestas, y se alían con el peor lado de nuestra conciencia. ¿Por qué hiciste aquello? ¿Te equivocaste al seguir al frente sin esta persona? En una rendija siembran dudas, y en los sueños encuentran un espejo en el que atormentarte.

Y es entonces el momento de mirarte en el espejo de quien eres, y recordar sin miedo la causa de tu proceder. Recordar la coherencia entre timón, elección y destino. Que las nubes nunca te hagan añorar la placidez de un prado soleado, del que saliste para alimentar tu alma en el viaje. Si las autopistas de tu vida te devolvieran a las sendas del pasado, iguales serían tus decisiones. Recuerda quien eres, y cada paso que te hizo mejor, no porque sea lo más fácil… sino por ser lo correcto.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Angela dice:

    Me encanta…me lo guardo bien cerca para que no se me olvide! Muack!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com