La Calma

Cuando maldigo la calma aposentada en una vida mucho más apacible últimamente de lo que solía ser, intento avivar las ascuas de mis recuerdos y llenarme de contrastes que me recuerden la plenitud de todo momento que vivimos. Intento no olvidar que prefiero, pese a ello, el silencio al ruido, ese ensordecedor y lascivo ruido que no te deja escucharte y que te confunde y embota los sentidos.
Recuerdo que es mucho más doloroso tener que escoger un camino, que estar acostado en medio de un prado y no tener ninguno, en el primer caso a veces puedes sentir cómo tu alma se parte en pedazos con cada bifurcación que la ignoras, y aunque en el segundo la paz puede dormirte, llegarán a ti partes que dejaste atrás hace tiempo.
Sólo valorando su ausencia, se recupera el sentido y valor de los besos, que menos repartidos en el tiempo, quizás se devaluarían como esas monedas que tan poco entienden de almas. Quizás sea momento de aprovechar la calma, como contraste, no como trampolín ni colchón, pues nada revitaliza o prepara para un mañana mucho más tormentoso, que por mucho que te prepares hoy, te pondrá a prueba.
 
Mas allá de contrastes… he de reconocer que quizás le he dado demasiado espacio a la rutina, he de reconocer… que añoro el conflicto, la incertidumbre, la guerra… un beso robado, una mirada que atraviesa pupilas, una noche en vela, un escalofrío recorriendo mi espalda, un viaje inesperado… por tu piel.

stockvault-morning-lake-and-fog128983
Image from Stockvault. Called «Morning lake and fog», from 2happy (thanks)

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies