30 de Mayo… de nuevo

¿Solo ha pasado un año?
Madre mía, qué año.
Cómo puede cambiar una vida en un año.
Es cierto que siempre podría cambiar más… pero en mi caso, no está mal.
El año pasado celebraba mi cumpleaños en Ecuador, con unos conocidos geniales y una persona a mi lado llena de contrastes y colores, dejando entonces en casa a mi querida Madonna, esa dálmata maravillosa que fue hija adoptiva mía y que siempre llevaré dentro de mi Ser. Nuestra relación pasaba horas bajas y en lugar de arreglarla «decidimos» seguir caminos separados, en un final quizás algo precipitado. Lo bueno es que hemos luchado mucho por preservar una buena amistad y poder hablar las cosas con calma, conservando un vínculo bonito y aprendiendo mucho en el camino.
Y allá dónde quede un hueco, algo o alguien lo llenará… y a veces el Universo te sorprende y te da justo lo que necesitas. Así que tras una época de líos despechados y no saber muy bien qué hacer con mi vida sentimental, apareció alguien con quien las cosas fluían y eran sencillas. No tenía que reformar su mundo completamente para estar conmigo ni dejar a su marido, como me pasó hace tiempo, tan solo… encajábamos naturalmente, compartir un día te dejaba con ganas de compartir otro más. Ella era un puzzle ya completo al que solo le faltaba yo, y viceversa. No solo no se aprovechaba de mi cariño en sus diferentes formas, sino que ella no permitía un desequilibrio en ese sentido, y debía dar tanto como recibiera. Y a través de conversaciones, y pasos adelante, hemos ido forjando algo precioso, pleno y auténtico. La vida me ha enseñado a vivir en presente, así que mi limitaré a decir que me siento muy afortunado en ese ámbito, y un privilegiado por tener a mi lado a una persona con una calidad humana así. Ojalá el año que viene pueda celebrarlo de nuevo a su lado, compartiendo cosas y creciendo tanto juntos como hasta ahora, compartiendo muchas cosas y exprimiendo con armonía la vida.

¿Y en lo demás?
Los buenos amigos han seguido ahí, incluso algunos que se fueron volvieron…
No he hecho grandes viajes de buceo, pero sí he hecho alguna práctica en piscina, tanto profunda como normal.
Mis primeros viajes desconfinados han sido a Vitoria, Valencia o Ámsterdam, nada mal.
He visitado 3 o 4 veces mi tierra, estrechando vínculos con mi familia y viviéndola más que nunca.
He mejorado un poquito mi portugués… ¡supimpa!
Mi familia ha seguido bien de salud y de trabajo, así que algo muy importante ha ido bien.
He seguido disfrutando de grandes series y películas legendarias:
– ¿Lo mejor en series? Ted Lasso, Reacher o The Office.
– ¿Mis mejores películas? Spiderman, Dune o Cruella.

Muchísimo que agradecer al mundo y la vida este año, de verdad.
Con muchas ganas de resurgir más fuerte que nunca…
Gracias de verdad a todos los que seguís ahí.
Un abrazo de corazón a corazón

 

Porque la vida puede ser maravillosa.»
 
Andrés Montes
(1955-2009) ¡No te olvidamos jugón!

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com