Invertir en personas

Lo malo de estos tiempos, es que las personas nos hemos vuelto «consumibles», si algo falla… se cambia uno por otro, y a tirar. Hemos pasado del concepto de nuestros abuelos de matrimonios «cadena perpetua«, a todo lo contrario… a un «me has mirado mal, te dejo«, qué lejos nos hemos quedado del equilibrio, del punto medio. Así que poco importan esos mil aciertos previos, cualquier día surge una diferencia, un «qué mal rollo«, un «eso no me ha gustado«, que hace abandonar el proyecto y a otra cosa nueva, que la vida son dos días ¿Tan difícil es valorar a una persona en conjunto? Ni sufrir durante largos periodos por tener a tu lado a alguien que no te cuida ni bajarte del barco en cuanto una ola lo mueve un poquito. Insisto, se trata de equilibrios… de sentido común, de humanidad, de coherencia y de Nortes en la brújula.
Después de lo vivido estos últimos años, pensé que podría costarme mucho volver a creer en la gente y en el mundo, inmersos en estos paradigmas de sociedad líquida, en que pasamos de todo a nada en tan poco, y preferimos reemplazar a reparar. ¡Tiene qué haber algo más! Me dije durante mucho tiempo, he estado loco muchas veces al perseguir luciérnagas siendo de día, y halcones de noche, búsquedas que te hacen perder la esperanza y que ponen a prueba tu fe, tras equivocarte una y otra vez, parece lo más normal tirar la toalla…
 
Y sin embargo…
 


 
…un día en el bosque, te encuentras un Unicornio.
 
Y sin forzar nada, un día empiezas a creer… del modo más natural.
Así que en tiempos cómo estos, en que los Mercados del Corazón parecen en declive… yo he decidido invertir lo que tengo, que crece día a día.
Apostando por su sonrisa, pues puedo tener influencia directa en su brillo. Apostando por su corazón, una preciosa oblea de oro conveniente plegada con las artes japonesas del origami. Invirtiendo en su bienestar, emocional, vital e íntimo, pues de algún modo mágico… está muy ligado al mío, así que es tan solo egoísmo pragmático. Entregarme a creer en ella, pues me ha demostrado que su nobleza va a juego con su corazón, y siempre será, o intentará, ser completamente sincera y honesta conmigo.
Apostando agradecido de que mi mayor regalo… es cada día que paso a su lado.
Apostando sabiendo que puedo perder, por supuesto, pero también seguro de que no puedo quedarme sin nada, pues con ella… no he de renunciar a ser quien soy.
Apostando por mi felicidad, sabiendo que en su olor, sus labios y sus brazos, tengo mi paraíso y mi hogar, y es dónde quiero quedarme a vivir. Apostar casi todo no sin miedo, pero con toda la valentía y el coraje del que sabe lo que quiere.
Apostar por alguien que me da tanto como yo le doy, y que busca crear equilibrio conmigo, y que no abusa de esa generosidad que a veces tanto me lastra.
Apostar por el amor…
…invirtiendo corazón y alma,
sabiendo que pase lo que pase,
no puede haber nada mejor
que un paseo por las nubes…
                              a su lado.
 
 

También te podría gustar...

1 respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com