Mi maestra

Ella me enseñó tanta cosas, que todavía las sigo aprendiendo.
Me enseñó cómo se debe querer, y que no siempre es suficiente.
Con ella aprendí lo que es morir de amor, desear arrancarte el corazón.
Y también aprendí a evitar ese monstruo que habita en la posesión y los celos.
Por primera vez, a ser uno más en la familia de tu pareja, la calidez de la buena gente.
Ella me enseñó que la pasión no tiene ni fondo ni medida, y que no hay sitios donde no se pueda acabar follando, y que el deseo y el sexo dibujan un mundo que podemos explorar cómplices y sin miedo, probando en pareja todo tipo de cosas que podrían gustarte más de lo que imaginas, si dejas vergüenza y pudor en casa.
Con ella aprendí que el paraíso era una tarde de sofá con una manta, un bote de crema hidrante, y su «¿me das un masaje en los pies?«.
Hasta el fútbol era divertido cuando desnudos, celebrábamos los goles entrelazándonos y siendo uno.
Ella fue mi maestra, del cielo y de la tierra, del purgatorio y el infierno.
El cuerpo que nunca olvidas, el beso que no puedes evitar soñar.
El pezón perfecto, el orgasmo fácil, la caricia en el momento adecuado, la boca que hidrata el alma, la elegancia hecha mujer.
La que quieres olvidar que se te escapó por idiota, pero que quieres recordar que fue tuya fugazmente pues algo bueno hay en ti si mereciste ese privilegio.
Me quedaron tantas asignaturas para Septiembre, que suspendí y ambos nos perdimos. Pero nunca he dejado de soñar con el altar de su boca y sus ojos.
La maldición en la caricia de una Diosa es la negación del olvido.
  
Sin embargo, el otro día me susurró el viento que quizás algún día vuelva a verla.
Y cuando así sea, si algún día nos encontramos de nuevo… querré abrazarla, o morirme de vergüenza, o comerla a besos, o hacerle el amor si se deja, o tener un niño con ella, o tan solo dejarme caer en sus brazos para recordar por un segundo lo que se sentía estando en casa.

  

415abbc04-5480-4236-9c16-f08715fcac84

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Malu dice:

    Perseguir un sueño tangible es como la culminación del beso de blancanieves. No pierdas nunca la oportunidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies