Exhaustamente vivo

     He de confesar que hace poco me he dado cuenta de que he cambiado.
     Y no me agobiaré, pero reconozco que debo recobrar algunas cualidades que he dejado en el camino.
     Mi sonrisa ha perdido brillo, la gente me cansa más de lo que me sorprende, y ya no me creo mis fábulas de princesas, asnos y ogros.
     Cierto es que mi trabajo no es sencillo, y lo que durante años fue trampolín, ahora es un peso duro de llevar. Las empresas a veces exigen tanto de ti, que una vez acaban de absorber tu alma, empiezan con tu cuerpo, y no te das cuenta hasta que débil, te caes de rodillas. Entonces hay que cambiar el enfoque y plantearte si debes buscar otro trabajo, o tomarte el que tienes de una manera diferente, por tu propia supervivencia.
     Con mi vida sentimental pasa algo parecido. Llevo unos años en los que he disfrutado de estrellas fugaces, unas duraderas y que parecían iluminarlo todo, otras que morían poco después de nacer, a todas parecía faltarles algo, o les sobraba, o simplemente… ¿me hacía mi locura ver o intuir cosas que quizás eran? si con alguien debemos ser brutalmente honestos, es con nosotros mismos, y no acomodarnos en el «pues me quiere«, «es encantadora» o el «folla bien«, argumentos que para mucha gente podrían ser suficientes pero para los Buscadores chiflados como yo podrían no serlo.
     Creo que solo hay una cosa que me ha fascinado más en esta vida que la tecnología, y es el sabor de un… cuerpo de mujer. Cuesta emprender largos viajes en soledad, se echa de menos el cómplice que algunas personas tienen, es un precio justo de perseguir un sueño, y tiene una recompensa que aunque acaba pareciendo hueca, no es ni más ni menos que coleccionar colores, formas, miradas y momentos, que compongan ese último segundo antes del último suspiro.
     La vida esconde celosa sus cartas, en las buenas partidas de póquer, puedes creer ver a qué juega el rival que tienes delante… pero la vida es maestra, y especialista en sorprenderte, del mismo modo que puede concluir la partida cuando quiera, puede obsequiarte con una carta, tan solo una, que cambie tu vida para siempre.
     Y si no tengo fuerzas para llorar, sonrío.
     Y si no puedo correr, camino.
     Y si no puedo amar, sueño.
     Exhaustamente vivo.

  

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Malu dice:

    Descubriendo tu condicion humana en días que se toca suelo para volver a reemprender el vuelo, ese que emociona a los que te seguimos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com