Pequeñas grandes batallas

11 de diciembre de 2020 en A5, Desde dentro... 6 comentarios

Cuando hago un recorrido por otras vidas, me doy cuenta de lo difícil que es el mundo y sacar adelante esta existencia. No sé si alguien ha tenido una vida fácil, y por mucho que el dinero ayude, no garantiza para nada el no perderse, no engañarse, no tropezarse, no caerse… para levantarse, o no. No, no es nada fácil, aunque haya grandes momentos en los que lo parezca, y fluyamos como agua o viento… en otros nos sentimos lodo o piedra.
Ayer recordaba a una amiga a la que le diagnosticaron hace un par de años una enfermedad degenerativa que la dejará en silla de ruedas en unos años ¿Cómo se puede llevar algo así? Tiene que ser terrible ver crecer a tu hija sabiendo que en unos pocos años… no podrás interactuar con ella del mismo modo, y que te consumirás más rápido de lo justo o esperado.
También tengo una amiga que decidió por fin ser valiente y montar su negocio a principios de año, eligiendo para ello el montar un pequeño local de celebración de eventos, cumpleaños y fiestas infantiles… que creo que ni llegó a inaugurar por la llegada de la gran pandemia. Si ya su vida era difícil y estaba al límite, no imagino lo que debe ser su día a día tras este traspié del destino y escoger el peor momento posible para dar un salto al vacío.

Y esta semana mirábamos cómo ayudar a una chica, y su hija, que por una infección de Covid se han quedado aisladas, sin poder trabajar, y sin recibir comida o alguna bombona de gas que les permita luchar contra el hambre o el frío. Pidieron ayuda a los servicios sociales, y les dieron un litro de leche, qué cruel desvergüenza. Por lo visto, poco después, una familia de amigos les acogió, y la niña se dedicó a hacer trastadas hasta que les echaron ¿Hasta qué punto nuestra suerte es algo que buscamos o que nos encuentra? Cuando ves cómo hace las cosas una persona, a veces te preguntas si puedes ayudarla o por mucho que hagas acabará en el mismo agujero… no es nada sencillo. Cuántas personas hay que no quieren ser ayudadas, o que tienen una oportunidad y la estropean incapaces de adaptarse a una vida más equilibrada y alejada del precipicio. Yo decía con respecto a esta chica “le ayudaremos con una compra grande del Aldi o una bombona o dos, pero ten cuidado… que hay personas que te arrastran con ellas al fondo“. El tiempo dirá si tenía razón o si todo se coloca en su sitio.
Ayer hablaba con mi madre de una amiga cuyo hijo merece ser echado de casa, y ella me decía que una madre no puede hacerle eso a un hijo… y claro ¿Cómo voy a entenderlo? Yo soy capaz de verlo fríamente, pero desde dentro… no es tan fácil de ver, y las relaciones se enfrentan a meses o años de deterioro antes de morir, aunque luego con distancia pensemos “¡Cuánto tiempo perdido!”, supongo que no lo fue si nos ayudó a evolucionar, a cambiar, a aprender qué necesitamos y qué no soportamos, a medir límites, a enquistar sentimientos y a tatuar en nuestro recuerdo personas y momentos irrepetibles que nos definen y le dan valor a todo.

Cuando miro atrás sé que he sido injusto con personas con realidades muy complejas, cuyos matices apenas alcanzaba a comprender. En su día, fui muy crítico con las mujeres casadas que buscan fuera un amor de verdad que su pareja les niega, supongo que estaba dolido por haber estado enamorado y haber sido incapaz de encontrar el equilibrio con esa persona, pero la realidad es que es muy difícil, sino imposible, comprender a una persona casada… sin haberlo estado, o comprender a un padre o una madre, sin haberlo sido. En fin, que siento si en su día fui vehemente y estúpido, si algo debe ser perdonado es un corazón loco de amor, que pierde todo Norte y solo puede vivir por una causa, por una persona. Para batallas, aquella que protagonizan corazón y razón, legendarias e indomables, a muerte y a fondo, tan únicas… cómo útiles para recordarnos que seguimos vivos.

Son esas pequeñas grandes batallas las que nos ponen a prueba cada día, las que definen si nos toleramos más o menos al vernos en el espejo, si nos perdonamos por el amor que se nos escapó porque no supimos cuidarlo, ese molesto eco de que de poder hacer algunas cosas otra vez… el final sería muy distinto. Esa lucha, de una madre que no se siente querida, contra un mundo que casi nunca está de su lado y del que sabe tiene que sacar bien parado a su pequeño tesoro, aunque su pareja no esté a la altura de su tacón. El hijo que lucha por sacar a su madre de la ludopatía, el otro que lucha por que su padre abandone la botella. La mujer que le es infiel a su marido para obtener un poco de aire y cariño que le permita seguir adelante sin derrumbarse por completo. El machito que colecciona amantes para reparar su autoestima incapaz de procesar emociones o sentimientos. El hombre que no puede dormir al no saber cómo dar de comer a sus hijos mañana, y otro que ayer estrenó sin valorar demasiado un BMW todoterreno con el último año de ganancias en su empresa de importaciones de China.

Este mundo loco y lleno de contrastes, grandes tormentas… guerras diarias, héroes sin capa, mártires con cruz, no dejemos nunca de caminar y de luchar por esos grandes momentos que le dan sentido a todo, y hacen que este baile, a veces descalzos sobre cristales, merezca la pena. No perdamos la melodía, no olvidemos, perdonemos nuestros errores, luchemos por aquellos que nos quieren al menos un día más… porque mañana saldrá el Sol, y quien sabe qué nos traerá la marea.

Nunca olvidéis, que luchamos y seguimos al frente…
 

Porque la vida puede ser maravillosa.
 
Andrés Montes
(1955-2009) ¡No te olvidamos jugón!

 

6 Comentarios

  • Tania Z
    12 de diciembre de 2020

    Cada uno tenemos nuestras batallas sin duda, y seguro que hay cosas que solo se pueden comprender si lo vives, y aún así, tu carne no es la misma, ni tu modo de tratar con eso, la actitud ante la vida.
    Y qué podemos hacer? Comprender, empatizar cuanto podamos, respetar, preguntar sin juzgar, dar de lo que tengamos.
    Hace poco escuchaba a alguien sabio: Somos lo que damos, y lo veo tal que así, así de simple; y si no tenemos nada que dar, podemos dar la mano.
    Un gran abrazo y gracias por compartir tus reflexiones.

  • Pam
    12 de diciembre de 2020

    En ese año de tantos cielos grises encontré tus reflexiones. Algunas estan buenisimas. Otras no encajan para nada en mi realidad. Tampoco soy de comentar en la red.  Pero hoy tuve ganas. Y te hago algunas preguntas: ¿para qué escribes? ¿para ayudar a las personas? o ¿para ser ayudado?

    • KATREyuk
      13 de diciembre de 2020

      Buenas Pam. Creo que escribo a modo de liberación, como si fuera un diario, sin saber si puede ayudar a alguien y ni tan siquiera quien me lee… reflexiones en co alta. Gracias por leerme y comentar

      • Pam
        13 de diciembre de 2020

        Bueno, si querías decir reflexiones en voz alta, debo decirte que hablas mucho. Y no es una crítica, es una constatación. Y hoy escuche tu voz, en algunos momentos tienes un tono normal, en otros hablas más alto y en algunos susurras.  Y que he escuchado de ti? Qué te preocupas con los otros y cuando puedes ayudar lo haces. Que está siempre buscando tu equilibrio, pero a veces acostumbra perderlo de modo terriblemente insano, causando daño a los otros y muchas veces a quien no lo merece. E infortunadamente, te está causando daño a ti también. Y para tus preguntas personales mis respuestas son, que cada uno tiene su historia, su luz, su brillo, sus tristezas, sus defectos, sus alegrías, su suerte y su ganas de crecer o no como individuo. Que a veces nos olvidamos que somos solo criaturas y pasamos a creer que podemos ser criadores. Y por sermos criadores tendríamos derecho a tudo. Pero, si pasamos a creernos más como criaturas, tendremos la humildad y la oportunidad de mejorarnos como individuos. Y pronto poder compartir con todos, nuestros derechos y principalmente nuestro deberes. La humildad es la virtud que más olvidamos de buscar y la más preciosa que podremos conquistar. Y debemos ayudar a los otros siempre que sea posible, pero no deberíamos perder tiempo con personas que no quieren nuestra ayuda. Porque se las ayudamos terminamos por quitar de ellas las cosa más valiosa que ellas tienen. La posición de eterna víctima. Esas personas no quieren ser ayudadas, no quieren ser criaturas, quieren ser criadores, dueñas del mundo. Y creen que este mundo que es de su propiedad, le debe algo por sus infortunios e frustraciones. Y puedes ayudarlas mil veces y nunca serán gratas a ti y a nadie. Escuche más cosas de las que hablaste, pero te comento en otro día, cuando tenga mas tiempo o más sabiduría.

        • KATREyuk
          14 de diciembre de 2020

          Pues sí Pam, tienes mucha razón.
          Estaré deseando escucharte… hay mucha sabiduría y vida bien vivida en tus palabras.

    • KATREyuk
      3 de enero de 2021

      Al final nos dejaste sin saber quien eres… ¿no?
      Aunque tu conexión dice cosas…

      city: “Dourados”
      region: “Mato Grosso do Sul”
      country: “BR”

Escribir un comentario

Tu nombre aquí
Tu nombre aquí
22 de January de 2021

Gravatars están activados. Regístrese gratis!

Autor

  Notas y dibujos de...

...un celtíbero errante, un androide defectuoso y con sentimientos, un yeti en calzoncillos en busca de otros eslabones perdidos, coleccionista de sonrisas y momentos que atrapar con el cazamariposas que los años ha tejido, pintor de acuarela en un día de lluvia, que con su sonrisa desnuda y la mirada perdida, te espera sentado al borde de un acantilado.

  • Sígueme en Twitter
  • Página en Facebook de este Blog
  • Mi lista de deseos de Amazon
  • Mis listas de Spotify
  • Las fotos del móvil...
  • Mi canal de YouTube
  • La música que escucho...
  • Mi historial de votos de cine en IMDB
  • Añádeme en Skype
  • Escríbeme por Telegram...
  • Mi tumblr personal...
  • Mis fotos en Flickr
  • Mi cuenta de Vimeo
  • Mis tableros en Pinterest
  • Mi divelog...
  • Feed RSS de este Blog
Twitter

Twitter desde Melee™ Island

El Corcho

   Otros proyectos...

 
Feeds

Suscripciones a los feeds para todos los gustos

RSS de los Posts
RSS de los Comentarios

Añadir feed a:

 
SUSCRIBIRSE POR EMAIL

Con WordPress.org y el diseño deZine de ThemeShift.com. ¡Recuerda! Leer este blog implica la aceptación de sus términos de uso (Atention! Read this blog means you've accepted its Terms of use). Para cualquier cosa, tienes un Correo de contacto (For anything you have a contact form). Escrito por 3 monos de 3 cabezas desde unas dimensiones no reconocidas por los sentidos humanos y que se contemplarán en el modelo final de la Teoría de Cuerdas. PROUDLY MADE ON EARTH.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies