El minuto en que los opuestos… bailan juntos

Caminando por Madrid puedes comprenderlo y verlo fácilmente, tan solo debes observar, en silencio, bajo el paraguas de la noche.
Existe un minuto, uno de cada madrugada, en que se aglutinan los sucesos, los sentimientos, éxitos y fracasos, cuando los arquitectos de la luz, y la oscuridad, están más próximos y se sonríen cómplices de los contrastes que dibujan. Enemigos del vacío insustancial que dejaría su ausencia, se hacen guiños a diario, dos colores de unas piezas sin las que no hay partida de ajedrez.
Eligen un minuto diferente cada noche, cuando de madrugada, las explosiones silenciosas se producen sin que las personas podamos contemplarlas, absortas en nuestra conciencia, ignorantes de la colectiva.
Es ese instante en que la soledad pesa más que nunca en el corazón humano, o cuando una buena compañía no deja poros sin cubrir, es cuando las minifaldas le parecen huecas a sus propietarias, o cuando los cazadores se sienten ridículas víctimas de si mismos. Cuando parten los taxis más tristes, cuando terminan los libros sus lectores. Cuando decide el rocío que horas después inundará calles y campos, cuando las estrellas le sonríen al afortunado que se haya detenido a contemplarlas para escuchar su secreto. Cuando llegan los orgasmos más sonoros, cuando nacen los besos más sinceros.
Cuando deja de llorar el agotado corazón roto de una mujer, cuando se llena de humedad el de un hombre de roca, cuando llegas a una rotonda que da la vuelta, cuando empiezan los cambios y nacen los finales. Cuando se despierta un bebé, cuando renace un recuerdo, cuando deseas unos labios que no tienes, cuando la noche… descubre su velo.
Ese maldito y bendito minuto en que los opuestos… bailan más juntos que nunca.

[spotify:track:6yMlHBgwnIhrF2Qvnt2Yyn]

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Olga dice:

    Mientras escucho música de Claude Debussy, me encuentro con este maravilloso relato que hace pocos minutos publicaste.
    No sé si el silencio de la noche y la música que me acompaña, me hicieron vivir intensamente cada palabra que narraste con tanta sensibilidad y talento!
    «Cuando deja de llorar el agotado corazón roto de una mujer, cuando se llena de humedad el de un hombre de roca, cuando llegas a una rotonda que da la vuelta, cuando empiezan los cambios y nacen los finales.»
    Genial!!
    Un fuerte abrazo y,,, feliz domingo :)

  2. Tegala dice:

    Sensibilidad, verdad, deseos, sueños… y ese corazón que ve, quiere ver y siente…
    Mis ojos bailaron con tus palabras.
    Un abrazo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com