Contra el gris… color

Si hace una semana hablaba de cómo un pequeño cambio de actitud y tono de voz podía alterar considerablemente nuestra relación con el entorno, esta semana, en la misma línea, sigo pensando en sumar cosas a la vida de la gente no sólo para mejorar sus vidas, sino para sentirme mucho mejor con el mundo, que se convierte en algo mucho más cómodo con esa sensación de hacer las cosas bien.
 
Es tan difícil romper una dinámica negativa… escapar del cansancio, el sentirse triste y mal, la rutina agrietando tu piel… a veces es necesario un tiempo, pero sobre todo, saber cuando se presenta la oportunidad del cambio y cogerla con fuerza y sin miedo. Llevo unas semanas sintiendo que es el momento de recuperar mi mejor versión, y rellenar de colores mi paleta.
 
Por ejemplo, ayer parecía un día normal, pero por fin conseguimos que llegara un paquete que cruzó España para darle un poco más de hogar a mi madre, ayudé a la peque a que tenga un teléfono decente que haga más fácil y cómodo su día a día… y con mis artimañas digitales di en la red con un culebrón brasileño que una compañera llevaba meses buscando sin éxito, casi lloraba de emoción cuando le di un CD con los primeros 15 capítulos (tiene 179 la serie de marras). Además, me encontré con dos o tres casualidades de estas curiosas, de las que no sabes en qué desembocarán… y bueno, subí de nivel en el Battlefield, algo ya no tan reseñable.
 
Y es que a veces me olvido lo importante de la actitud, su capacidad de llenar de color el gris, de aportar luz en los sitios más oscuros. El día a día tiende a desgastarnos, a quitarnos las ganas de ser mejores o abrirnos al mundo, y es en esa batalla en la que no debemos rendirnos y seguir persiguiendo la dulce fragancia del optimismo, y que ello nos haga mejores, siendo más felices, sumando a la vida de quienes nos rodeen… en ese ciclo, todos ganamos.
 
Los telediarios soplan para apagar tu vela, y colectivamente parece que la gente sonríe menos ¿Cómo culparles?. Y como otros grandes secretos de la vida, escondidos con ironía, quizás con sonrisas contagiosas podamos mejorar granito a granito de arena este mundo, luchando juntos, siendo justos, castigando a los necios y aprovechados con indiferencia, y escuchando con el corazón a todos los demás, pequeños pasos que marcan diferencias, sonrisas que extinguen tristezas.
 
Si llenas tus ojos de cielo olvidarás las lágrimas de los anocheceres perdidos.

a nice picture of birds sitting on a domeBeautiful image from Stockvault. Called «Birds on dome«, from Nasir Rauf (thanks)

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Sonix dice:

    A veces eso de tener una actitud dispuesta y hacer cosas por lo demás puede ser agotador y poco gratificante… pero qué coño, luego hay momentos que hacen que siga mereciendo la pena!
    Te lo dice otra que normalmente intenta tener una actitud positiva y no hundirse. :)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com