Sembrando corazón

Desde la primera vez que descubrí el poder de las palabras, me ha fascinado la habilidad que tienen para resucitar y para matar, para crear y para anestesiar. No recuerdo la primera vez que ayudé a alguien con un consejo cuya sabiduría provenía del zumo exprimido a la vida, pero ver en sus ojos una luz, y sentir que yo podía habérsela contagiado, es una de las sensaciones más increíbles que hay en la vida. Que alguien se consuma en la oscuridad, y tú seas su vela, que alguien se ahogue en vida… y tu seas la bocanada que lo salve.
Y te vuelves adicto a esa sensación, y destripas los secretos del mundo, no ya solo por ti… sino por todos tus compañeros. Intentas desmenuzar los problemas para llegar a su esencia, para de ese modo poder desarmarlos en las vidas de otras personas y ayudarles en momentos en los que se han perdido o se han quedado sin agua en sus cantimploras, en esos momentos en los que la sed nace del alma y la paz parece imposible. ¿Hay algo más bonito que ser salvavidas? No hay mejor huella que dejar en el mundo, que rescatar o vitaminar otras vidas, nada más puro y honesto que sembrar trocitos de tu corazón en otras personas, y verlos crecer.
 



📷 Imagen de Designecologist en Pexels
 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com