Somos nuestra actitud

Si es algo de lo que os he hablado muchas veces, el día a día no hace más que recalcarlo y convertirlo en una de, no solo mis mayores verdades, sino uno de los grandes secretos de la vida. Ante un misma circunstancia, cada persona reacciona de modos muy diferentes… y no siempre podemos controlarlo, a veces, las emociones nos superan y nos derrumbamos, cuando perdemos a un ser querido, se acaba un amor o incluso hay quienes entran en depresión por una derrota de su equipo en alguna competición. No siempre es fácil ver la oportunidad en cada tropiezo, no es fácil ver lo que ganas al perder algo. Ver el árbol en la semilla, ver la ventana abierta… tan pronto se cierra la puerta. No, no es nada sencillo. Pero podemos aprender, poco a poco. Quizás empieces por reírte al caerte en lugar de maldecir al mundo, quizás cuándo se te caiga una cocacola por el suelo además de reírte puedas interpretar que el Universo te hace un guiño y no lamentarte por que se te haya caído una bebida nada sana ni buena para ti.

Somos nuestra actitud. O dicho por alguien mucho más relevante que yo históricamente, Mr. Winston Churchill:

“La actitud es una pequeña cosa que marca una gran diferencia.”.

Si queréis ahondar en este tema hay un artículo maravilloso sobre ello. Pero sobre todo, empieza en tu día a día… elije no comerte la cabeza con situaciones que aún no existen, no sufras innecesariamente. Mírale el mejor lado al mundo en lugar de ver su cara más oscura. Sonríe… pues nunca se sabe, quien puede enamorarse de tu sonrisa.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com