Morir ahogado

Alguien me dijo una vez,
que yo nunca dejaba de saltar,
de charco en charco,
que nunca dejaba de volar,
de naufragar mi barco.
 
No le faltaba razón,
conozco la sequía,
de miradas y labios,
ese hueco en el corazón,
que no entiende de horarios.
 
Por eso prefiero navegar,
buscando mi isla,
a vivir lejos del mar,
abrazando un paracaídas.
 
Prefiero nadar siempre,
aún a riesgo de ahogarme,
que quedarme quieto a la intemperie,
esperando hasta secarme.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com