Recapitulando…

Definir mi año no es nada fácil, pues siempre hay cosas que comparto de mi vida y otras con las que soy más receloso. He disfrutado de Maldivas y Filipinas, dos viajes que parece increíble se puedan hacer en un mismo año, y dos aventuras que han sido posibles gracias a la mejor amiga y compañera de buceo del mundo.
En el ámbito familiar las cosas han tenido cierta calma, la mayoría de mi familia está bien, viviendo etapas bonitas en sus vidas, y la aceptación sigue siendo un arma de defensa básica para quienes siguen abanderando el victimismo de parvulario, no puedes ayudar a ser feliz a quien no quiere más que sufrir.
Este año me dejó mi última abuela, que ya sabe qué hay después de esto y que dejó atrás muchas sonrisas y lecciones vitales, otra maestra rota.
He visto, en perspectiva, algunos de mis errores, los que me han costado perder personas especiales y valiosas. No puedo evitar pensar en esa delgada línea ¿Hasta cuando debes luchar por alguien a quien querrás siempre o hasta qué punto debes dejar marchar a una persona que es nociva en esta etapa de tu vida? Es muy complicado, la verdad. El otro día, alguien muy querido, me decía:
«Me di cuenta de que quedar para tomar un café con él no me aportaba más que reproches, penas y malas vibraciones, así que dejé de hacerlo
Y supongo que la vida es así de fácil, para bien y para mal. Hay quienes han podido optar por dejar de tomar cafés conmigo por diferentes razones, no puedo culparlos. El desgaste del informático me pasa factura, agotado de ayudar a personas que ni siquiera lo intentan, y que me ponen fácil vivir en esa actitud de la que debo huir.

En fin, puedo ser mejor, debo ser mejor, la gente merece algo mejor.
Quizás no todos, pero sí unos cuantos, sobre todo aquellos capaces de quererme incondicionalmente por complejas y nada fáciles que sean algunas de mis etapas.
Así que gracias, a los que me habéis arropado este año, a los que seguís leyéndome aunque ahora esté más días en silencio de los que hablo.
Os deseo lo mejor de cara a este 2017 que espera ansioso dejar huella en nuestra vida ¡Ayudémosle!

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Moona dice:

    Contigo es fácil disfrutar, sea de un viaje de buceo, una escapada a la montaña o una noche de cine, y espero seguir haciéndolo durante este 2017 que asoma a la vuelta de la esquina, porque el destino importa, pero tu compañía lo enriquece, siempre.

    ¡Feliz salida de un año maravilloso y entrada a otro lleno de incógnitas que desvelar!

    Besos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies