Hasta siempre amigo

«Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al cielo.
A la vuelta, contó.
Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana.
Y dijo que somos un mar de fueguitos.
— El mundo es eso — reveló.— Un montón de gente, un mar de fueguitos. Cada persona brilla con la luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay gente de fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas; algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman, pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca se enciende.»

 
eduardo
 
Poco más puedo añadir que algunas de sus líneas mágicas, un extracto de su Libro de los abrazos. Ayer nos apenaba la triste pérdida de Eduardo Galeano, un grande de la literatura. Muchas gracias por todo… por iluminar nuestros senderos oscuros con tus palabras.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Olga dice:

    Una lamentable pérdida, era uno de mis escritores preferidos.
    Gracias por recordarlo Kike!
    Un abrazo grande!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies