Los «bugs» del corazón femenino (I)

Numerosas investigaciones a lo largo de la historia han demostrado que el corazón de una mujer es una de las energías más poderosas del Universo. En el conocido e inédito libro de Stephen Hawking «No sin mi madre» se habla de los flujos de leptones que brotan del corazón de cada mujer y que en algunos casos se hacen sentir en supernovas alejadas por varios miles de años luz. Así que aunque este estudio es básicamente física cuántica avanzada, desde ahora lo explicaré con términos mundanos. Y hablaremos de algunos fallos que tiene ese poderoso generador, y las consecuencias.

El Pagafantismo y el Ancla
plataneroEl principio de Archípledes dice que cuando una mujer entrega su corazón, lo hace con más pasión e intensidad que un hombre. Otras corrientes sostienen que el varón puede hacer lo mismo, en caso de estar enamorado, pero no ha sido probado. El aguante de la mujer, una vez enamorada, es legendario. Es capaz de convivir con cenutrios, leones marinos o cachalotes durante años, hasta darse cuenta de que puede volar, y no tiene porqué quedarse condenada al océano de por vida.
Y es entonces cuando puede aparecer ese pagafantástico cura confesor al que se lo cuenta todo, o, en casos contados (y privilegiados), el hombre con el que tiene una aventura sexual desenfrenada y maravillosa. Se desahoga, le cuenta todas las tropelías de su anterior consorte… con 3 bastaría para decretar crucifixión, pero ella cuenta 20, y al final el escuchador se siente afortunado (y a menudo enamorado) no ya por compartir la amistad o los pechos de tan hermosa dama, sino de saber que ella sin el «marmoto» será feliz, y que se le abre un mundo precioso por delante a su querida, al decidir vivir sin él.
Y es entonces, cuando aparece el ancla, y en un giro sorpresa ella decide volver con quien no la merece, como diría en ese doloroso doblaje español Sheldon Cooper, un «Zas en toda la boca«.

El Ancla
lobeznoEl ancla es una maldición de la época de Zeus y sus olímpicos. Es un vínculo sentimental que de gilipollas y ciego se convirtió en maldición y se materializa en la vida de muchas personas. Consiste en ensalzar cualidades inexistentes de una persona tras la ruptura, pues durante años han demostrado su ausencia. Pero de repente, el cenutrio, armado de un «Voy a cambiar, cambiaré.» o un «No puedo vivir sin ti.«, reblandece el corazón de la mujer que decide no dar la estocada final y ante la sorpresa de todos cuantos la quieren, decide volver al barco hundido donde el agua le llega por las rodillas, saludando resignada al mundo mientras se hunde sonriente junto a su «malo conocido».
Esos «malos conocidos» son los culpables de que muchas mujeres hayan perdido sus juventudes al lado de personas que no merecían ni un día más de su tiempo, pero el miedo es un enemigo sibilino, y nos convence de que la soledad es atroz y no tan plena como cualquier compañía.

La cura del desamor
atontadoPuede ser que tras muchos años, un día te des cuenta que mereces algo mejor de lo que te acompaña. Puede que alguien confuso se aproveche de ti y te rompa el corazón. El desamor es inevitable y todos lo encuentran tarde o temprano, y solo tiene una cura, el tiempo… ¿Cómo atenuar ese dolor? Como todo en la vida, es cuestión de actitud, y yo quiero creer que se puede aprender a domar al corazón, no para amar menos… sino para hacerlo mejor.

¿A qué aferrarte cuando tienes el corazón roto?

– Él/Ella es una puta/cabrón/bastardo/hijo de satán (Nivel 1, odia sin pudor)
– Si alguien elije no estar contigo, comete un grave error (Nivel 2, ámate un poquito)
– Nada, Jamás, le dará el mismo gusto que lo que le hiciste (Nivel 1, autoengaño orgásmico)
– Mientras lloras, pinta tu casa, y cuando dejes de llorar, estará todo pintado (Nivel 5, si no tienes fuerza para nada… suma a tu mundo con pequeñas cosas)
– Oblígate a hacer aquello que cambie tu dinámica vital (Nivel 2, inicio del Fénix)
– No habrá reencuentro, si no se riega el amor, se mata el momento (Nivel 3, verdad verdadera)
– Arréglate, mímate… alimenta tu dañada autoestima (Nivel 1, masturbación mental)
– Cuando tocas fondo… ¡Solo queda subir! Sonríe… (Nivel 0, refranero popular)
– Si sufres, no estés ocioso, haz cosas… ¡Lo que sea! (Nivel 2, empieza un curso de algo)
– Apunta, recuerda, qué te separa de tu expareja, no lo que añoras (Nivel 3, al frente capitán)
– Dignidad y respeto son mínimos de una relación ¡Mínimos! (Nivel 1, Rafa no me jodas)
– Comparte tu pesar sin miedo, todos hemos estado allí (Nivel 0, todo pasa)
– Da las gracias por lo vivido, no eres mejor ni peor que el anterior o el siguiente, no era el momento, ni el lugar… ni la persona (Nivel 7, el juego es así)
– Un amor no llega si con el anterior tropiezo nos encerramos en la concha (Nivel 6, sin condón)

Nada evita la angustia, nada oculta el dolor del desamor.
Pero puedes aprender, relativizar… ser valiente y mirar al frente.
Pocas cosas te pueden hacer sentir tan fuerte e inmortal como el amor,
y el precio, es que nada también puede dejarte tan muerto y marchito como él.
 
Dedicado a todos los que sufrimos, padecemos y nos perdemos en el complejo laberinto del amor.
Una montaña rusa llena de caídas y túneles, al final de los cuales… creedme, siempre hay luz

Imagen4

Notas del autor:
– Yo, en algún momento de mi vida, he sido marmoto. Merecí la patada que me dieron, y eso me permitió ser quien soy hoy, así que si alguna vez quieres a un marmoto, dale una patada en los huevos sin cortarte, es por su bien, le brindarás la oportunidad de ser mejor.
– Alguien a quien quiero sufre… y por desgracia, creo que solo puedo dedicarle esto. ¡Ánimo!

También te podría gustar...

9 Respuestas

  1. Z dice:

    Excelente post, espero que todos aquellos que están juntando piezas de un puzzle que se les acabe de desmoronar consigan al menos verse reflejados, sonreír y empezar a caminar hacia la luz ;-)

  2. Noelia dice:

    Tu post de hoy es alucinante, muy bueno y muy util… Sobre todo util. Un abrazo muy fuerte

  3. Angela dice:

    Jajajajajaja me has hecho reir a carcajadas! De los mejores textos que he leido tuyos y ya son bastantes! Das en el clavo…o mejor…directo al corazón…touche! Un beso bien fuerte y gracias por estas reflexiones y tantas otras cosas!

  4. Tegala dice:

    Mira que eres bueno!! Me has hecho reír y reflexionar. ¡Cuánta razón! Pero me he dado cuenta gracias a tu artículo que no me armaron con el ancla…claro que el ancla no es buena…o quizá la tengo y no la uso…sea como sea. ¡¡¡Gracias por escribir así!!!

  5. Lidia dice:

    Como siempre, genial :D Estupendos consejos y sobre todo ¡¡reales!! Son pasos importantes a seguir para no desmoronarnos por el camino. Gracias ^_^

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies