Tan solo respira…

Tan básico, imprescindible, cotidiano,
que se nos olvida cerrar los ojos, sentirlo,
de un modo consciente y propio, nuestro.
Deja partir tus culpas, perdónate tus pecados,
no olvides cuando te diste a los demás,
las semillas que sembraste para el cambio ajeno.
Y sobre todo… respira… sentido, tuyo,
purificándote desde lo más básico.
 
Y el mundo caerá sobre ti a plomo,
pondrá a prueba tu fuerza,
cambiará tus gafas día a día,
te dará la oportunidad de ser mejor,
y en todo ese curioso proceso…
no te olvides de respirar,
sentido, vital, tuyo, primordial,
conectándote al giro del mundo.
 
Valora y aprecia las almas que has tocado,
deja de corazón… atrás tu pasado,
céntrate en tu mirada y limpia,
y crea tu camino, más o menos transitado.
Ofrece lo que te gustaría recibir,
ser bueno y honesto no es sendero fácil,
pero si el que lleva a los sitios más bonitos,
no te rindas, levántate de tus caídas,
sin prisa, con alegría,
pero sobre todo…
… no te olvides de respirar,
sentido, tuyo,
recargando la parte de tu alma
que desgasta el mundo.

También te podría gustar...

2 Respuestas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com