Islas secándose

Desde que la conciencia se vuelve compleja, nos visita ocasionalmente esa sensación de isla.
Hay momentos en los que resulta inevitable esa cierta soledad.
La receta: incomprensión y miedo, vacío de conexiones humanas, tedio.
Y eres una isla, fugazmente, hasta que unos ojos cómplices te hacen un guiño.
o aparece un amigo con el abrazo oportuno, tal vez una película compartida,
o una noche de juegos de mesa, una buena conversación, o un beso,
o cien.

Hay días en que veo las islas formándose a mi alrededor…
forzadas por el consuelo nada fugaz de una pantalla que jura ser nuestra amiga,
no da calor, pero siempre está ahí, librándonos del aburrimiento…
haciendo de madeja de gato, transformándonos en silencio.
Escasean aquella miradas profundas en el metro,
y el olor a libro nuevo,
y lo que juraba que nos haría más fuertes…
nos aísla.

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Angela dice:

    Por más que leo este texto no consigo quedarme con una sensación de estar en esas islas, porque haces que pese más lo que nos mantiene unidos a todos que lo que nos separa…Habrá que seguir potenciando esas noches de juegos de mesa, una película compartida, los abrazos, buenas conversaciones, un beso o cien…yo creo que al final todos anhelamos eso más que cualquier otra cosa, compartir por encima de todo ¿no crees?
    Muack!

  2. Bruma dice:

    Pequeños universos individualistas. Comprendo tu desvarío y esa sensación.
    Beso.

  3. Tegala dice:

    Hagamos de todas esas islas inevitables un gran archipiélago muy cercano, o al menos con unas conexiones tan frecuentes que no dejen espacio a la nostalgia.

    Un abrazo achuchado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com