Contra el gris…

El gris es poderoso, fuerte, silencioso, paciente y siniestro.
Espera agazapado el momento para abalanzarse sobre ti, sabe que tarde o temprano tendrá su oportunidad, y tiene plena confianza en que no la desaprovechará. Intenta arrancarte las ilusiones entre los poros de una piel que reseca poco a poco con su nauseabundo aliento, extrae sin prisa el brillo de tu sonrisa, y sin descanso, poco a poco, si no le plantas cara, lo consigue. Y no se detiene, no hasta arrebatártela, no hasta que te deja vacío.
El gris nunca se se rinde, inagotable y paciente, se alimenta de tristeza y tedio, de lágrimas y ecos, escarba en tu pasado para llenar de polvo tu alma y venda los ojos de tu futuro para intentar que tu angustia te impida ver el presente. Te recuerda al oído lo que no tienes, para que olvides lo que tienes, lo que eres. Te enseña los huecos y los agujeros que existen en el mundo, en lugar del equilibrio que los llena y les da sentido.
Pasito a paso, lentamente, te lo quita todo… intenta hacerte creer que no eres nada, que no eres ni tan siquiera nadie.
Será inevitable que en un momento u otro caigas, y cuando así sea… déjate caer, no sin la promesa de levantarte pronto.
Pues solo un fallo comete el gris en repetidas ocasiones, sin ser capaz de aprender jamás de él como castigo de su condición.
Cuando te encuentres tirado en el suelo, casi sin vida, sin ilusiones, ni esperanzas ni alegría, pondrá un pie sobre ti y brindará al cielo una duradera carcajada de victoria. Será justo entonces cuando sientas volver tus fuerzas, y puedas levantarte con ganas, dándole el puñetazo en los huevos que merece ese siniestro caballero metáfora de ciclos y sentimientos, de finales sin comienzos… llamado el gris.
Levántate entonces magullado y sabio, dale sentido a la primavera, abre la jaula con la que el gris pretende que encierres en ti pensamientos oscuros y huecos, sonríele al cielo para devolverle la claridad arrebatada en tu caída, y alza tu brazo celebrando, que aún quedan muchas pompas de jabón que soplar.


Image from Stockvault. Called «DT», from adriana yankulova (thanks)

[spotify:track:7bHujvYQnVItw759F81pCz]

También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. Mar dice:

    Tus expresiones… tu palabras siempre son como estrellas que brillan bien fuerte ante la más oscura noche… :)
    Gracias!

    Abrazo!

  2. Tegala dice:

    «Aún quedan muchas pompas de jabón que soplar» Ufff!! Maravilloso, me dejas sin palabras y casi sin reflexiones. El gris a mi me parece el término medio entre todo lo blanco y todo lo negro… pero tu metáfora es muy sabia. No queda otra, no crees? Cuando caemos hay que levantarse rápido, con gracia, e intentar reinventarnos… pero a veces no puedo evitar que la melancolía y la tragedia ajena me minen el ánimo y me plantee que es fácil levantarse cuando las caídas no nos rompen los huesos sino que simplemente nos dejan magullados… por suerte mis huesos no están rotos y las magulladuras me las curo con aloe…
    Me gustan tus reflexiones, las llevas más allá de la palabra fácil, de lo esperado…

    Un abrazo.

  3. Sula dice:

    Después de haber vencido hace muy poco al gris, he sonreído al ver reflejado, con palabras perfectas, el momento del contraataque, cuando, aunque apenas queden fuerzas, nos rebelamos contra el gris y acaba perdiendo la batalla.

    Gracias. Un abrazo multicolor

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com