Estrellas de las de verdad

La vida sigue y Septiembre se acerca sigiloso, en una semana de transición entre meses que culminará el próximo Lunes cuando Gallardón pase lista para comprobar que estamos todos. Llegarán unos y otros se irán, incluso habrá quien dé sus primeros pasos habitando la capital. El mundo gira y en el medio de huracanes lejanos puede residir un trocito de tu alma, esa magnífica teoría del Kaos de cómo algo tan distante puede afectar tu vida y tu presente. Mañana seguiremos recibiendo decepciones, y generándolas, al no cumplirse esas expectativas tan difíciles de controlar ¿Qué esperamos del mundo? ¿Qué queremos? ¿Qué necesitamos? Punto de cruz del que, según la vida, cada uno tiene más o menos completo su dibujo.

«Lo imposible está al caer» decía aquella cita, y mi mar en calma empieza a convertirse en lo que la tele llaman marejadilla, y que podría ir a más, debe hacerlo. La energía que intento crear y que a veces dejo destruir, cuando no, me la intentan quitar. En una esquina de mi mapa siento no tener fuerzas para más peleas huecas, dónde el diálogo está prohibido y no se pueden negociar las tablas al ajedrez ¿Cómo hablar con quien no escucha? Supongo que con silencio, a veces la piel curtida es el mejor escudo para las flechas de la cobardía y el victimismo. Y para recuperar una sonrisa, apariciones de estrellas fugaces que recorren el firmamento, y cuya estela deja una huella en mi cielo. Luces que enseñan, Lunas de día.

Y cuando menos es más, me quedo congelado e indeciso por esas verdades que no nos reconocemos, por esos miedos que brotan del rincón dónde dejamos de ser nosotros mismos. No veo mi futuro, aunque entre las de otros seres haya vidas que parecen tebeos, y estoy atento a los vientos, porqué me dejo llevar, me siento vela, en ambos sentidos, y me pregunto eso en qué me convierte o a dónde me lleva.

Así es la vida, son mareas, o disfrutas del balanceo o te quemas, y nada como una piel quemada, para sentir como nunca la suavidad de una caricia.

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Bruma dice:

    Me encanta tu forma de expresarte…
    Te echo de menos!
    Que ganas de ponernos al dia!
    Luna de día, as de guía,
    Luz de madrugada,
    Melancolía desvelada,
    Calor de mediodía. :)

  2. Shubhaa dice:

    Leerte es un regalo, porque hay que hacerlo con mucha calma, reflexionando y saboreando, así que gracias. La cita es absolutamente cierta, y respecto a cómo hablar con quien no nos escucha, como bien dices, no se puede, hay que buscar otras vías o simplemente redirigir tiempo y energías hacia quien aprecia lo que le damos.
    Besos mirando a las estrellas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com