La felicidad fácil

¿Sabes? A veces me gustaría no haber entendido algunas cosas, no haber cerrado círculos vitales tras haber salido de laberintos de complejos procesos mentales y pozos que parecían no tener salida. Me gustaría no ver la semilla del opuesto que habita en todo, y que aporta equilibrio al mundo, y poder alejarme durante un tiempo de mis queridos puntos medios, solo por unos días.
Las penas son comprendiendo un poco el mundo son más contenidas, en casi todo reside un pensamiento optimista o una cara amable. No tengo claro, en cualquier caso, que se disfrute menos de un modo que de otro. Formar parte por unos días de una mayoría, por lo menos en medio de algunas transiciones, ser capaz de alcanzar esa felicidad ciega, la idiota, la irreal. La felicidad que te miente, en la que te mientes, y no sólo a ti, sino a los demás. Es como la gente que parece que no saber vivir si no es en un pozo, y que cuando ven un poco de luz tropiezan voluntariamente para volver a caer en el agujero en el que únicamente saben vivir. Pues hay algo parecido, pero en versión «hello kitty», personas que se esmeran más en parecer felices que en serlo, no debería sorprendernos habitando este mundo repleto de apariencias, lo curioso del caso es que a la primera persona que mienten, es a ellos mismos.

Por eso yo creo que hay, entre otros, dos tipos de felicidad: la fácil y la real. En la fácil niegas lo que te molesta, no te enfrentas a tus errores, aguantas lo inaguantable, evitas preguntas… y respuestas. Es la versión en color del pesimismo, pero en lugar de querer vivir en la cueva, te empeñas en vivir bajo el arco iris, sin aceptar que te equivocas, sin pedir perdón cuando es así, tan solo miras para otro lado, y si no hay arco iris… lo pintas.
La real es más compleja, fruto de esfuerzo y reflexión, honesta contigo y con el mundo, y por supuesto, más volátil que la anterior. Llega fruto de conocerte mejor cada día, de pedir perdón a quienes dañas, aunque sea mucho tiempo después, de ceder al orgullo y la cabezonería… y sobre todo, de disfrutar de las pequeñas cosas, pues el mundo puede ser maravilloso si sabemos verlo con los ojos adecuados, pero solo será hermoso de verdad si comprendemos los contrastes que hacen posible que el mundo siga girando.
Como dijo un hombre muy especial:
 
«La felicidad es cuando lo que dices, lo que piensas y lo que haces están en armonía.»
 
M.K. Gandhi
 
Debería escuchar-me más a menudo… ¡Aish!

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Tronan dice:

    Me gusto tu post. Y estoy contigo: es fácil vivir en el mundo rosa pero luego la bofetada es mucho peor.
    escuchatee! :)

  2. Susi dice:

    La verdad es que es una pena los esfuerzos innecesarios de esa gente que se engaña a sí misma y que intenta aparentar algo que no existe.
    Yo convivo casi a diario con ese tipo de personas y, sinceramente, lo siento por ellas, por ese muro casi infranqueable que se han empeñado en construir a su alrededor, ya sea para ocultar debilidades, complejos o deficiencias.
    Y lo digo así, porque de este modo es muy difícil saber lo que realmente sienten o piensan y, por consiguiente, eso hará que cada vez se sientan mas aislados.
    Hay que tener el valor de aceptar y asumir las cosas tal y como vienen para poder saber cuales son realmente las necesidades de uno y así poder alcanzar la verdadera felicidad.
    Me ha encantado tu reflexión. Que disfrutes del finde!Bs

  3. Tegala dice:

    Ay KATREyuk!! estos días estaba meditando sobre esto de la felicidad fácil, de mentirnos a nosotros mismos evitando pensar y creando un mundo irreal a base de negar la evidencia. Optimismo patológico. Irresponsabilidad patológica.
    ¿Qué pasará cuando la fantasia se derrumbe? ¿Crearán una nueva o recurrirán a los que viven una felicidad real para que les apoyen y ayuden a ponerse en pie?
    Gracias por tu post. Me ha encantado!!

  4. Bruma dice:

    Una vez mas, la cita del final me sugiere: coherencia, con lo que eres, lo que sientes, lo que dices y lo que piensas.
    Yo no creo q las personas hello kitty sean felices realmente, de hecho para la felicidad tenemos un amplio debate por delante sobre si son momentos aislados, momentos de equilibrio, etc. :-)
    Creo que en los momentos de soledad o intimidad no es tan fácil engañarse a uno mismo. Me dejas pensano….
    Disfrutemos mientras de esas pequeñas cosas reales de cada dia. :*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies