… pura pasión

El diplomático francés Jean-Yves Berthault encontró, mientras vaciaba un antiguo desván, un estuche de piel repleto de cartas escritas a mano. Al leer la primera, se dio cuenta del extraordinario tesoro que acababa de descubrir. Estas cartas, fechadas entre 1928 y 1930, y fi rmadas por la misteriosa Simone, están dirigidas a su amante Charles, un hombre más joven y casado. En ellas, Simone, una parisina de clase alta, expresa sus deseos y fantasías mientras se adentra en un mundo de placer físico que, con cada tabú que derriba, toma rumbos inesperados. La pasión de Mademoiselle S. es un sorprendente relato real de lujuria desenfrenada en el bullicioso París de los años veinte.

Esta es una de sus cartas.


Foto de Olya Kobruseva en Pexels

31 de diciembre de 1929

No sin tristeza veré terminar esta noche este año tan bello. ¿Acaso no me has colmado? En efecto he vivido todos sus días con el corazón de fiesta y aplacados los sentidos por tu ternura y tus caricias.

Y este año que está a punto de empezar, saber que mi deseo más hondo es pasarlo lo más posible entre tus brazos. Que este año, en lugar de separarnos, nos una más todavía, amado mío, y que nos traiga a ambos la felicidad plena que buscamos.

Espero que tu deseo se cumpla por fin, amor mío querido, y que una noche de locura veamos espectáculos espléndidos: mujeres lamiéndose el culo, hombres chupándose la polla, parejas uniéndose en abrazos lúbricos y, por fin, que encuentres al macho vigoroso que te haga gozar hasta el delirio. Ah, sé qué placer será para ti chuparle el pollón. Ya me parece ver ese precioso rabo, tieso sobre tu vientre. Tu boca hábil y glotona se lo come entero, y le sobas los cojones para que se excite más. Serás guarro, cómo gozas, pero qué ebriedad cuando te dé por culo hasta el corazón, y entonces será mi boca la que te chupe la polla.

Sí, sin duda este nuevo año verá la realización de nuestros deseos más extremos. No pido nada más que tu amor, siempre, y tus caricias. Eres mi pequeño dios, y te adoro. Mírame con tus magníficos ojazos, y tómame toda en un abrazo sin fin. Fóllame, fóllame, méteme el pollón en el coño.

Te amo.

 



 

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com