Conteniendo la respiración

No dejan de fascinarme los ciclos del mundo, me parecen fascinantes, me cuesta imaginar algo sin ellos, quizás en otros Universos existan cosas libres de opuestos, que tan solo «sean»… pero en este, los contrarios dibujan juntos matices e historias increíbles. El día y la noche bailan un tango obsceno, el aire que entra… y el que sale son notas musicales, el abrazo que se da… y el hueco que deja, unos y ceros. Vivimos entre estos vaivenes, esa puta tristeza deja un hueco que llenaremos con suficiente alegría como para hacer incluso un charco o nuestro propio lago, el invierno llena de frío y hielo esa tierra que estará lista para que la primavera pueda llegar con fuerza.
Esos ciclos son una respiración rítmica, continua… y nosotros tan solo podemos percibir su movimiento, y ser cómplices de él.
Sin embargo… a veces el mundo, al menos el mío, parece quedarse en pausa, conteniendo la respiración, como si esperara algo… un punto de inflexión, una pequeña explosión…
A continuación podría llegar un suspiro, o un grito… siento esa incertidumbre ante miles de posibilidades abriéndose ante mi.
Es bastante probable que esa explosión sea un estornudo que me deje lleno de mocos, o una brisa sahariana que deje mi cara obstruida y arenosa, o un dulce tsunami que a la temperatura perfecta, envuelva mi cuerpo y traiga hasta mi a una sirena… o un tiburón. Todo es posible cuando tu Universo contiene la respiración, es como ese niño que se ríe jugando al escondite pero del que que no ves los pies asomando detrás de la cortina, este sabe esconder sus cartas y sorprenderte, y está comprometido en hacerlo, siendo mucho más listo que tú.
Así que no me queda otra que esperar a cara descubierta, y sin miedo, que la casualidad me alcance, que lo imposible suceda, que llegue el verano fuera de plazo y que pueda respirar profundo en un regazo de calma y paz, que la ruleta gire y no salga negro, que las caricias no se devalúen en mi piel cansada, que siempre haya un camino entre almas perdidas, que empiece mañana algo tan corto como infinito, que el alma no pierda sintonía, dar sin miedo ese beso sin saber si me matará o será el secreto que me esperaba entre bambalinas.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com