Alguien eleva su mano y tú… ¿agachas la cabeza?

El otro día hablaba con alguien de cómo nos cambia este mundo en el que vivimos, y de cómo, por ejemplo, debido al comportamiento humano, nos hemos vuelto tan desconfiados que cuando levantamos una mano para acariciar a alguien, esa persona piensa que va a ser golpeada y agacha instintivamente la cabeza. Me ha pasado alguna vez, queriendo abrazar o acariciar la cabeza de alguien, que me respondiera con ese gesto involuntario de huir, dándose cuenta segundos después de su acto involuntario. Y si físicamente se expresa así ese temor, mentalmente somos aún más propensos al miedo a caernos, tanto, que a veces preferimos aceptar el quedarnos sin volar, asumiendo la comodidad de la tierra como mejor opción que la posibilidad del tropiezo en caso de querer alcanzar el cielo.

Puaj
Image from the amazing website Gratisography, thank you Ryan McGuire, by BellsDesign.

El año pasado, en uno de mis últimos intentos de relación me pasó algo parecido, quizás yo no saltara sin paracaídas (confieso que ya no lo hago), pero sí estaba dispuesto a creer y luchar por intentar volar, pero la otra persona parecía buscar argumentos para quedarse en tierra. «Tú no te involucras tanto como yo«, «tú haces esto mal y aquello también»… y no era difícil ver, con una cierta perspectiva, que había dado tanto o más que ella, y que todo eran excusas para evitar plantarle cara al miedo de cambiar su vida y su mundo, todos tendemos a acomodarnos en el sofá de nuestro pequeño hogar virtual, y dentro del caparazón y bajo una manta se está tan bien que ¿Para qué exponerte al frío o los elementos? ¿Para qué embarcarte en una relación cuando solito no tienes a quien desordene tu cosmos? Muchas personas tienden a desestabilizar nuestro mundo, también hemos olvidado que cuando alguien te quiere y te merece, normalmente solo aporta cosas buenas y las malas son meras anécdotas en comparación con ello. Pero el mundo ha cambiado, cosas de la modernidad líquida y ese usar y tirar al que nos hemos acostumbrado y que extrapolamos a personas y relaciones.

Qué le voy a hacer, sigo siendo un romántico, no sé cuantas hostias me quedan para que se me pase. No queda otra que intentar volar, muchos hemos vivido algunos meses o semanas en el cielo, y siempre soñamos con volver a él. Ese el secreto del miedo, se puede tropezar, y en ocasiones llegarás a sangrar… pero es tu obligación levantarte sonriendo celebrando cada día que estás vivo, y si no estás ya volando, corre valiente para poder despegar.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com