Tu a mi también

¿Hablo mucho? — me dijo ella después de quince minutos en los que he de reconocer, llegué a preguntarme cómo cogía el aire.
Nooo — Le contesté, irónico y sonriente — Sigue por favor. Y siguió hablando, y disfruté de verle contarme lo más relevante de su trabajo, lo que le apasionaba y hacía que llevara haciéndolo tanto tiempo. Se le notaba que los nervios buscaban así una vía de escape, palabra tras palabra, y mi silencio no le ayudaba, ni mi mirada fija en ella, pero me permití ser cruel aceptando que en algún momento debería pagar por ello.
Le dio un sorbo al te y la vi más nerviosa que antes. Así que decidí hablar yo un rato para ver si la tranquilizaba. Pero lejos de ser así, parecía ansiosa por seguir contándome cosas de su día a día, y como me gustaba que lo hiciera, la dejé coger de nuevo las riendas.
Tenía un gran corazón y era noble, y tenía una piel preciosa y suave que invocaba a mis manos, aunque no me permitía pensar en ello. Era dulce y cariñosa, sin más, a veces le sencillez se enrosca en si misma para alcanzar una hermosa perfección, sin alardes ni credos ni mentiras ni secretos.
Recordé algunos fracasos, y otras victorias, y especialmente, todo lo que me arrebató la cobardía. Miré el baúl que había en sus ojos, y luego su boca. Para forzar un silencio, me levanté y me acerqué a ella, dirigiendo mis labios a su mejilla. En cuanto la toqué con ellos se quedó callada, y fue justo lo que necesitaba para, fintando ir a la otra mejilla, detenerme en sus labios para besarla durante varios segundos en una larga, sentida e inesperada caricia.
Al volver a sentarme en mi sitio la observé, se había quedado petrificada y blanca.
Tardó más de quince segundos en recuperar el color y empezar a sonrojarse.
— ¿Y eso? — me preguntó
— ¿Te he incomodado? — Le respondí
— No, tan solo… me has sorprendido — contestó sonriente y brillante
— Tu a mi también

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Ana dice:

    Sencillo, pero bonito. A veces las cosas más normales, son las que desprenden más belleza, sin quererlo, y ¿por qué no? las más inspiradoras. ¡Me gustó! ¿Será porque nos permite ir más allá e imaginarnos la historia sin que nos la cuentes? «Abrachuchones» varios.

  2. malu dice:

    uffff que atrevido

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies