¡Me de igual!

Hoy me encontré este borrador en mi libreta. De hace un mes y medio…

Llega un momento en tu vida en que dejas de celebrar los «esta vez sí«, e irónicamente llega algo que te hace gritarlo aún con más fuerza, como si nunca hubieras aprendido que cuando celebras algo, siembras la semilla de la derrota y fin de eso mismo.
No siempre el amor es más fuerte, y en ocasiones… ni tan siquiera es suficiente.
Asumes tu obligación de levantarte, aunque no desees librar más batallas, al menos en un tiempo, no sin librarte de la desgana y el miedo, pero sabes que caerás, una y otra vez, como mosca reencarnada en mosca, que solo tiene unos días de vida, y nace para morir al encontrar unos labios que lo merezcan.
Ni es mejor aquello que empieza con fuegos artificiales, ni lo que aprende y se convierte en un salvaje anochecer; importan trayectos y presentes digeridos en recuerdos latentes, hojas de un diario que a veces embriaga, pero que nunca debe dejar de escribirse.
Errado o no, seguiré pensando, que prefiero mil fábulas reales y de cien sabores, que un relato que acabe condenado a unas perdices con letra pequeña, pues no siempre son honestas, sinceras o valen la pena.
Pese a todo, una parte de mi jamás dejará de buscarlas, y de soñar con ellas, y buscarlas en ojos, que no las contengan.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com