Dame tu voz (Parte I)

Agotado, sin fuerzas, me desplomé sobre un esquina donde poder hacer de la soledad mi amante más fiel y de la tristeza, el manto con el que cubrirme. En mis ojos se había marchitado hasta apagarse la esperanza, y la sonrisa empleada como bandera para enfrentarme a los días más grises era presa del olvido.
En mi debilidad moribunda, mis aciertos parecían errores, y aquellos que oprimidos por la lógica habían estado refugiados en lo más profundo de mi, ahora campaban a sus anchas por mi mente haciéndome recordar aquellos pasos que, de haber sido de otro modo, me habrían llevado a un destino diferente. ¿Habría sido mi última morada otra de haberme comprometido con quienes más me quisieron? ¿Estaría solo ahora? Sentir cómo mi paradero actual era fruto de haber dejado escapar opciones de las que estaba plenamente seguro no era sino otro síntoma más de la febril dama negra que se apoderaba de mi con cada exhalación.
Pude aprender más y no lo hice, pude emplear mejor mi tiempo, pude repartir mejor mi afecto… lo peor del ser humano, sus miedos y más oscuros sentimientos, me merodeaban ahora como una pandilla de repugnantes hienas, pensando con qué pedazo de mi se quedarían tras esperar pacientes lo que fuera necesario.
Era ya tarde para arrepentimientos, era tarde para saldar las cuentas, el examen se había acabado y era momento de esperar la nota, sabiendo que fuera cual fuera, yo sabría que lo podía haber hecho mucho mejor.
Dediqué mi última sonrisa a la búsqueda incompleta, a los ojos dónde mi corazón no pudo cerrar todos sus círculos, a los labios dónde mi alma no pudo encontrar la paz soñada. A esa dama sin rostro cuya sensación de tenerla en mis brazos me era familiar aunque nunca la hubiera vivido.
A ella le dediqué mi último pensamiento, y quise que ese suspiro, fuera mi último gesto con vida.
Pero justo entonces, frente a mi, esa última morada imposible de encontrar había sido hallada, alguien delante de mi me dijo: «Hola«, y un escalofrío desgarró mi columna mientras mi cabeza intentaba pedirle a mi cuerpo que levantara la cabeza para confirmar mis certezas, porque yo conocía aquella voz…

 

This amazing image is taken from Stockvault. Called «Angel«, a masterpiece by Didi Supardi (Thanks)
 
[spotify:track:4xFxK0FXmNlUDRgCaIQCVn]

También te podría gustar...

7 Respuestas

  1. Olga dice:

    Buenisimo tu relato, esperaremos la continuación…
    No quiero pasar sin desearte una Feliz Navidad! Para
    Uds. llegará 4 horas antes asi que podrán ver el cielo
    primero. Si es cierto que habrá lluvia de estrellas,
    espero que todos los deseos que pidas se cumplan!
    Lo mejor para ti Kike, de corazón!
    Un abrazo inmenso =)*

  2. jackie dice:

    Feliz Navidad! Mucha inspiracion

  3. Rosi dice:

    Estoy esperando la segunda parte

    FELIZ NAVIDAD .Te quiero

  4. Bruma dice:

    Inquieta por saber qué pasará tras haber recibido un ancla a la que aferrarse… :)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com