¿El mundo que nos merecemos?

Ayer repasaba a altas horas de la noche la prensa deportiva, por lo visto Uruguay había pasado ronda frente a Ghana tras los penalties, y ya calentaban el partido con declaraciones como «les tenemos hambre desde 1492«, a eso se le llama «clase». Aunque para categoría, la de un histórico impresentable y lamentable ser humano, un tal Maradona que critica el gol de España cuando en su partido hubo faltas y fallos arbitrales más graves que los que solloza, pero lo peor no es ese títere hueco, sino que la prensa se detenga a escuchar sus babosadas cotidianas. No hace demasiados meses, en la portada de un medio digital de información deportiva, se veía como mucho la foto de una chica, normalmente, pasando calor, ahora, cualquier día, se pueden ver 4 o 5, y no tardará el día en que las «novias de» y «mujeres de» se equiparen en importancia social a sus parejas, y sean las que ocupen las portadas. El Mundial de las Vuvuzelas está resultando ser un desastre, en un torneo de miles de millones, algo tan básico como el arbitraje está siendo lamentable, y hay un cierto tufillo a amaño, la verdad, algo raro. El caso Sara Carbonero ha sido también lamentable, por parte de la prensa extranjera y la nacional, en fin…
Ayer, al encender la tele, vi la entrada de Belén Esteban en un plató, como hace tiempo que no tengo dentista ni por revistas sabía de ella, parece que con sus cirugías ha conseguido algo que parecía imposible… parecer un orangután, está rebobinando la evolución, darle unos años y acabará como un chimpancé… la mentalidad ya la tiene, con perdón para unos animalillos que además de dulces, aprenden. Nos dirigimos hacia un esperpento curioso, con una sociedad inmóvil que agradece estos gestos de una Televisión que le brinda el espectáculo sin reparar en ni mínimamente en la moralidad del mismo, mientras otra parte del mundo se dirige hacia una nueva era, la generación puramente 2.0, la de los medios sociales y la aldea global. Los conflictos del mundo son increíbles, diseccionarlos bajo mi pobre perspectiva sería pretencioso, quizás eso sea tarea del Sr. Escolar o algún crack de su talla, pero contemplando sucesos aislados, no es complicado ver hacia donde nos dirigimos como civilización… hacia el mundo que nos merecemos.

También te podría gustar...

6 Respuestas

  1. Lore dice:

    Hasta hace un tiempo, me desayunaba la realidad reflejada en varios periódicos, hasta que una mañana me empaché de la manipulación, falta de contraste y monotonía de la información. Entonces decidí que era momento de empezar a construir mi realidad, sacarle los patines a la bicicleta y agarrar el manillar con tal decisión que me sorprendí volando a través de las nubesss…

    • KATREyuk dice:

      A mi me pasó algo parecido… eso si, cuando con la bici cogí mi autopista hacia el cielo, me tragué un mosquito…
      Aunque desde entonces, no he dejado de pedalear

  2. Lore dice:

    Y lo bueno es que aún sabiendo que puede haber mosquitos, seguimos pedaleando. Con la diferencia de que ahora los vemos antes y basta un ligero gesto para dejarlos a un lado = )

    • KATREyuk dice:

      Así es, basta girar la cabeza y dejarlos pasar…
      Porque la vida es demasiado bonita, para no pasarla cantando
      Y más aún, si estás volando en bicicleta ;)

  3. Bruma dice:

    Espero q no lleguemos al mundo q nos merecemos. Que la esperanza aun sobrevuele nuestra vida más que la desazón y que acabemos volviendo a lo esencial. Emigrando al campo, saliendo de las espirales q hemos construido…. Soñar no esta mal! Somos el cáncer del planeta, no se si estamos a tiempo de operar…

  4. Muchas gracias por la mención amigo y me ha gustado que encontrases las ocurrencias simpáticas .

    Un abrazo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies