Pasos en la arena…

De vez en cuando esta vida me transmite un sentimiento de nostalgia alegre, como ayer, cuando por ejemplo, ese sentimiento me recordó a la conversación del Principito con el Aviador en el desierto, haciéndome pensar en esas inmensas montañas de arena e historias… y en cómo me siento.

– ¿Entonces tú también tienes sed ? – le pregunté.
Pero no respondió a mi pregunta. Simplemente me dijo:
– El agua puede ser buena también para el corazón…

Y sí… mi corazón tiene sed, no creo que pudiera encontrar mejores palabras de definirlo.

Las huellas dejadas en la arena transpiran recuerdos, iluminan momentos, nos doran la piel, dan fuerzas para seguir caminando… mañana. La felicidad es una melodía impregnada en al aire del desierto, y cuando escuchas alguna de sus notas, ya no puedes olvidarla e intentas recordarla a menudo para tararearla en tu viaje por la vida. En el áridas praderas de nuestras almas, el viento no borra las huellas, solo atenúa las prescindibles y refuerza aquellas de las que aún debemos sacar enseñanzas, para que las veamos la próxima vez que crucemos ese sitio, pues nuestros pasos, nos harán pasar a menudo por cruces y sitios donde ya habíamos estado, pero no habíamos aprendido nada.

 
Y ahora podría hablaros de lo que he aprendido en mis últimas travesías por el desierto, pero no podría hacerlo sin hablar de los maestros rotos responsables de esas enseñanzas, sin contar lo que he visto, lo que he sentido… y una de las cosas que creo saber es que hay cosas que debemos aprender por nosotros mismos, y de nada nos servirá que alguien, por mucho que nos quiera, nos ponga sobre aviso, pues en nuestra ceguera eso nos dará más fuerza y se añadirá nuestra obstinación al problema del que pretendían avisarnos.

En este mundo hacen falta tantas cosas… me pregunto si como civilización, seremos capaces de conseguirlas. Y no me refiero tan solo a energías limpias o a sistemas de reciclaje efectivos, sino a tres claves que mencionaba Curtis Stigers en una canción que formaba parte de aquella magnífica banda sonora de el Guardaespaldas: Peace, Love & Understanding

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Olga dice:

    WooW!! Qué lindo Post Katreyuk! Siempre logras transmitir tus sentimientos de una manera dulce y transparente! El Principito es uno de mis libros preferidos. Anoche comenzé a leerlo nuevamente. Tu corazón tiene sed..sí, es x q aún no ha cicatrizado la herida, algunas veces damos pedazos de corazón a quien no nos retribuyó.Por eso duele. Pero poco a poco con ayuda de algún ángel sanará completamente. No quiero ser cursi..pero asi lo siento;)
    By the way, me gusto el videito..y tb tu nuevo HTC Legend,que lo disfrutes!!
    Un abrazo :-)

  2. Bruma dice:

    Me gusta mucho este post y su reflexión.
    Comprensión, eso si que hace falta en el mundo de fieras en el que estamos sumidos. Como dicen, piensa globalmente, actúa localmente. Así se hace. :)
    Un achuchon.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com