Que no te roben una canción

Cuando alguien te regala una canción, la hace más especial, pues a esa melodía perfecta se une el recuerdo de esa persona, casi puedes olerla, sentirla, reviviendo los momentos vividos bajo esas notas, como la primera vez que la escuchaste… a su lado.

Y a veces las cosas se truncan, salen mal… y toca seguir caminos separados. Pero la canción parece querer retener ese momento, ese vínculo y mantenerlo intacto. Aunque haya una parte de ti que no deje de querer nunca… aparece un nuevo amor, la amistad se acaba, o quizás deba cerrarse una herida antes de volver, o simplemente la vida sigue inexorable, y esa canción que era viento fresco y sanación, ahora quema la piel y te deja el corazón en carne viva. La evitas cuánto puedes, y escapas de ella, pero por mucho que luches, no deja de alcanzarte y atraparte, en los sitios y momentos más inesperados.

Y debes enfrentarte a ella, sabiendo que no es malo seguir adelante… si esa canción es única y mágica, no debes dejarla atrás, lucha por ella, las primeras veces dolerá, pero acabará siendo tuya, y no solo el recuerdo de algo que te llenó.
No abandones una canción, límpiala, ella ha hecho lo mismo por ti muchas veces.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com