Castillos de naipes

Se trata de tener paciencia, de colocar las cartas milimétrica y simétricamente unidas para que juntas se sostengan, para que puedan soportar el peso de otras cartas sobre ellas, y así crecer a través de múltiples pisos, niveles, formando figuras, escaleras hacia un hipotético cielo, se trata de crecer, paso a paso, sin prisa, de construir algo sin olvidar lo efímero de la vida, lo frágil de la estructura, lo imposible que está al caer.
Se trata de vivir despacio, de pensar en la carta que tienes en la mano, de aprender que si mentalmente estás dibujando el undécimo piso cuando todavía construyes el séptimo, podrías desconcentrarte y que tu error lo derrumbe todo. Se trata de aprender a vivir el ahora, de no pensar en todos los castillos de naipes que se derrumbaron antes de empezar, o los que se cayeron cuando eran más grandes de lo que jamás llegaste a imaginar cuando pusiste sus dos primeras cartas.
Se trata de no subestimar y alentar las brisas que pueden convertirse en viento y deshacerlo todo. Se trata de que una carta no sea más importante que otra, se trata de equilibrio, de paz, de amor, de suavidad, de sinceridad… de la elegancia perfecta de la simplicidad.
Se trata de la calidad y compatibilidad de esas dos primeras cartas sobre las cuales, nace el castillo, y de que ninguna de las dos debe perder su identidad en el proceso.
¿Por qué las cosas siempre se complican?.

Castillos de naipes

Tampoco es que yo sepa mucho de castillos de naipes.
Simplemente intento aprender de lo vivido, y mejorar en ese arte.
Y sí, sé que os habéis dado cuenta de que todo este rato, no estaba hablando de cartas.
 


 
 

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies