Unchained melody

Recuerdo que hace tiempo, conocí a alguien especial.
Su belleza era una digna sombra de su inteligencia, y era una gran conversadora.
Podíamos hablar durante horas, y había una conexión inexplorada que prometía mucho. Pero había una duda, había algo en ella… oscuro, era amante del drama, cómplice de agonías. Creía que estar nostálgica y triste era lo que le daba ese brillo a su sonrisa, pero no era más que el tinte trágico que empañaba la verdadera felicidad que tenía al alcance de su mano. Aún así, «algo» en ella te encandilaba, lenta e inexorablemente.
Recuerdo que yo era casi suyo hasta que me perdió con aquel único gesto.
Pero los viajes, o los encuentros con la muerte, no de te dejan indiferente, y cambian lo que eres, o muestran aquello que escondes de un modo más claro. Es increíble cómo meses de dedicación y esfuerzo se desmoronan por un soplido, un mal viento.
Ni tan siquiera vio en mis ojos la opacidad de la decepción.
Sin girarse, se dirigió sonriente hacia su oscuro futuro.
Le enseñé a mi afecto contenido a observar y aceptar aquello.
Yo me senté, simplemente, a escuchar la trágica melodía de su vida.

 


 

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com