Prueba oral

A ver ¿empiezo? — dijo ella entusiasmada
Joder, esto me va a dar mucha mucha vergüenza ¿Cómo he dejado que me líes? — contesté tapándome la cara
Pues no debería, ambos tenemos confianza para esto y más… y yo quiero aprender, y cómo tu me quieres mucho, me vas a ayudar, y vas a ser todo lo dolorosamente sincero que sea necesario. No seas tonto ¡déjate llevar! — replicó sin reducir su entusiasmo
Vale, que sea lo que tenga que ser, estoy listo.
 
Y entonces ella comenzó, esperando mis correcciones según fuera necesario, quería mejorar y aquel parecía ser el único camino… ¿Y yo qué sabía? ¿Era igual para todos? Aunque supongo que el mundo está lleno de gustos, hay un camino que agrada a una mayoría, como un Ferrari en coches o la Johansson en mujeres… en fin, yo decidí aportar lo que pudiera, y me concentré en qué consejos podía darle y qué comentarios podía hacer a aquel respecto.

selfportraitBeautiful image from Stockvault. Called «Selfportrait», from Leonora Grceva (thanks)

¿Así voy bien? — preguntó ella en una pausa
Bueno… — respondí dubitativo
¡Dilo anda! No te hagas de rogar… — protestó con contundencia
Pues verás, eres demasiado sutil, no se trata de acariciar con suavidad y deleitarte tú, como si acariciaras a un gatito, sino que debes emular otras cosas que imitas en ese gesto e incluso mejorarlas. En esos otros ámbitos hay dos elementos básicos: presión y humedad. Hay que apretar bastante, sin dañar ni arañar, claro, y la humedad… suele ser la correcta en todos los casos, y sino hay alternativas. — contesté azuzado por ella
Aham y ¿mejor despacio o más deprisa? — preguntó curiosa
Yo creo que hay que hacer cambios de velocidad, pero manteniendo siempre un ritmo de base — respondí
Aham, muy interesante… — dijo poco antes de proseguir
 
Luego no tuve que hacer muchas más correcciones, creo que entendió el mensaje claramente. Encontró el ritmo, la presión ideal, y hacía oscilaciones que me hacían estar completamente bajo su control. Según avanzaban los segundos, sentía en mi cuerpo el aumento de la tensión arterial y muscular.
Me miró con cara orgullosa y perversa sabedora de su éxito.
 
¿Me avisas? — dijo ella
Yo la miré algo descentrado con respecto a la realidad, y cogí aire para darle una respuesta…
Lo sé, lo sé… no hace falta — replicó sin dejarme dar mi respuesta
Yo iba a decir «Por supuesto», pero no protesté.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Tegala dice:

    Qué arte tienes!!!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com