As chamas do Eume

El precio que hay que pagar por ser Gallego, son esas lágrimas tan hondas que no podemos contener los que desde lejos vemos nuestra tierra castigada por catástrofes marinas o incendios. La belleza de las Fragas del Eume solo la conoce quien ha estado allí, con su verde salvaje, sus árboles sabios, su río verde… destila esencia de bosque mágico y encantado.
Sirva este precioso vídeo que he encontrado en la red de homenaje al corazón gallego, el que llora estas cosas desde lo más profundo del alma, y que sea también un escarnio para la parte del gallego que las permite y las tolera.

Noticias relacionadas

[spotify:track:1syHqsjcyz77Tcu5eTMOJD]

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Bruma dice:

    Corazón encogido. :*

  2. Begoña dice:

    :´( Los que lo vemos desde cerca tampoco podemos contenerlas

  3. Ché dice:

    ¿Qué decir?
    Sólo quienes celebramos cumpleaños allí, refugiados de la lluvia bajo el alero de una vieja cabaña, los que comimos castañas de aquella tierra y mojamos nuestros pies en la fosa del molino de Caaveiro. Quienes fuimos una y cien veces al encuentro de aquella paz, aquella belleza… podemos entenderlo con este dolor lleno de rabia y un nudo en la garganta. No es malo derramar algunas lágrimas si acaban allí y ayudan a que a Nosa Fraga se recupere.
    Gracias, Katre.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies