Un Pez Grande

Desde que nos hacemos adultos, somos muchos los pescadores que surcamos mares y ríos en la busca de ese pez grande que lo cambia todo. Aprendes a pescar con peces pequeños, incluso tras muchos años de faena, quizás encuentres a un pez que puedas considerar ese «pez grande», pero con el tiempo puedes darte cuenta de que no era así, o incluso una vez cogido, se te puede escapar. Este pez no puede ser atrapado con malas artes, debes ser sincero contigo y con él, debes darle la libertad de elegir estar a tu lado, y debe desear ser capturado tanto como tú ser quien lo atrape.
Debes seguir caminando por el mundo, surcando mares, incluso buscando en grandes ciudades.
Es un pez enorme, diferente a todos los demás, en sus ojos te redefines a ti mismo, renaces como persona, sin dejar de ser quien hayas conseguido llegar a ser. Las leyendas cuentan que tal pez no existe, y por ello, te llamarán iluso en su búsqueda, no tendrás más energía que la que lleves contigo y un ocasional viento a favor con el que el mundo te ayude, pero serás tan solo tu, y tú búsqueda.
Crees que por difíciles que sean tus días más oscuros, serán plenos que cuando lo alcances, y que tus problemas, las piedras de tu camino, se harán arena. Nada más lejos de la realidad, seguirán ahí, pero serás capaz de ver a través de ellas, de que molesten menos tus pies, algo que el propio camino te enseña.
¿Sabéis cual es el regalo que te hace este pez?
La propia búsqueda.
Es en la propia búsqueda en la que te haces más fuerte, en la que aprendes y creces como persona, como ser vivo, en la que tienes las oportunidades de conocer algunos de tus límites, ese camino que te enseñará a nadar y a volar, a reír y a llorar, y a definir cómo es el pez que realmente quieres capturar.
Y algún día, sorprendido frente a un espejo, con tus pies descalzos y llenos de heridas, te darás cuenta de que bien alimentado de momentos y lecciones, tú también te has convertido en un pez muy muy grande, y esperas a esa pescadora que te eche el anzuelo.


Image from amazing artist Erik Johansson

Post dedicado a una de mis 10 películas favoritas… esa mágica y sensacional, «Big Fish«

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Tegala dice:

    Pero es necesario no perderse en el camino, y si te pierdes saber recuperar el rumbo. No conformarte con cualquier pez por temor a no conseguir atrapar ese pez grande, no disfrazarte para encajar con esos peces que no son tu pez grande… y tienes mucha razón, la propia búsqueda será la que te enseñe cómo es tu pez grande y cómo eres tú de verdad.
    Muy bonito!

  2. Noa dice:

    Ainsssss me encanta esa película a mí también aunque creo que en estos momentos no podría volver a verla… pero gracias por recordarla.
    Muy de acuerdo con Tegala no hay que conformorse y mucho menos aparentar algo que no se es. Creo que se aprende SIEMPRE (y por igual aunque quizás diferentes cosas) tanto en la búsqueda como cuando lo has encontrado.
    Un abrazo.

  3. Shubhaa dice:

    Gracias, una hermosa manera de explicarlo. Que la meta no haga que te pierdas la belleza del camino, y que la belleza del camino no te desvíe de tu meta.
    Besos con atún

  4. Bruma dice:

    Maravillosa pelicula, mi favorita sin duda. :)
    Gran post. :)
    Me gusta esa imagen de los pies, de las plantas endurecidas, del reflejo de nuestra lucha y de quien sabe mirar su camino presente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com