¿Bailas?

 

Vetusta Morla
     Gravedad

Consiguió volverse ligero y arder,
diluir la losa que cubre sus tímpanos,
y escuchar, y escuchar su voz
tan limpia que duele,
y escuchar.

Él juró poner a su nombre la gravedad,
suspender los posos del aire entre sábanas,
y olvidar, y olvidar su voz
tan frágil como el sudor,
y olvidar, y olvidar.

Dicen que fue el calor
lo que hizo del pulso su piel.
Yo sé que fue su voz
y la historia de aquella mujer.

Consiguió volverse ligero y arder con él,
prendió la maleza como un retal,
la pizca del polvo que tiembla.
Y encender, y encender su voz
fue todo lo que pidió,
y encender, y encender su voz.

Dicen que fue el calor
lo que hizo del pulso su piel.
Yo sé que fue su voz
y la historia de aquella mujer.
Yo sé que fue su voz
y la historia de aquella mujer
que cayó junto al mar.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com