Ni dulce ni salado

Dulce… como un abrazo sin reloj. Salado… como un inocente beso en el cuello. Dulce… como los miedos y heridas que llevamos bajo el candado. Salado… como aquellas noches de pasión que nunca jamás olvidamos. Dulce… como unos pies de mujer caminando descalzos por un suelo helado. Salado… como las...