Archivo 12 de abril de 2011

Abr
12
2011

El efecto boomerang (III)

 Escrito a las 19:00     Archivado en: A5, Relatos o Versos     7 comentarios


Lo que comenzó así y siguió así, termina aquí…

Después de un rato caminando, una vez recuperado del shock y rearmado su sentido del habla, aclarado pensamientos, apaciguado levemente el miedo y el enfado, él contesto molesto:
¡No lo entiendo! ¿Qué quieres de mi?
Vaya, no esperaba que te lo tomaras así… aunque tampoco lo descartaba del todo … — replicó — … ¿Qué quiero? A ti idiota, a ti, acaso no entiendes tus propias metáforas… Nunca he dejado de quererte.
Pero si siempre me has querido… ¿Porqué me dejaste hace 6 años? — preguntó él, temblando de rabia
Porque no estabas listo, no estabas preparado para una relación, para darle el valor adecuado, para aportárselo, tenías que aprender algunas cosas importantes, a ser un soldado con causa, una compartida conmigo, y no un vulgar mercenario del amor huyendo de la molesta soledad, yo no quería ser una opción, quería ser el único camino. Y aunque me costó verlo, y me rompió el corazón aceptarlo, tuve que dejarte ir para ver si la vida te daba las oportunidades de aprender, no fáciles, ni sin dolor, pero completar lo que te faltaba, y sin dejar de echarte de menos, yo he intentado mejorar las cosas que podrían alejarme de ti, crecer como persona. Mis opciones de tener éxito eran pocas, pero quizás juntos, no teníamos ninguna, y no ha habido día que no pensara en ti. — explicó tranquila
 
Él se olvidó de su rabia ante aquel pequeño discurso que calmada le acababa de exponer. Sus argumentos se habían quedado desnudos y avergonzados, corrían a esconderse en una esquina. Ella no había sido nunca una persona mentirosa, aquella última explicación lo había dejado confundido. Ella lo miró e intuyendo lo que pasaba por la cabeza de él, y prosiguió:
De verdad sabes que te quiero, que nos une mucho más que unas pasiones, un humor o un amor común, hay algo especial, siempre lo he sentido, y nunca he imaginado una vida completa al lado de alguien que no seas tú. Ahora bien, te va la marcha nene, y a veces, esa cabeza prodigiosa la llevas al ralentí. Así que ponte las pilas, esto no es fácil, y requiere que des lo mejor de ti. Yo tengo un tren que me llevará esta noche a otra ciudad, dónde comenzar una nueva vida, sale a las doce de la noche, el último del día. Coge tu anillo, úsalo de rosario, y piensa si quieres el segundo regalo que te ofrezco, si lo deseas incondicionalmente, sin rencores ni dudas, sin miedo y con total fe. No quiero reproches, solo una promesa igualmente sincera que la mía, luchar a muerte por nosotros, ser y compartir brújula y caudal, gozo y dolor… sabes a lo que me refiero. Yo te juro, que lo que hice fue por un motivo, y solo una cosa más me queda por hacer, y te dejo esta pregunta que debes contestar de corazón. Pasea y piensa, en unas horas sale mi tren, y sólo si me abrazas antes de que lo coja me quedaré contigo, sino, tendré que aprender a vivir sin ti y no sabrás nunca nada más de mi.
 
Acto seguido, llamó a un taxi y se fue.
Él se quedó sin saber qué decir ni poder hacerlo, pues ella se había ido dándole un portazo a su respuesta.
Pasó las horas que restaban paseando, debatiendo entre miedos y ansiedades, entre verdades y egos, entre vanidades sin hoguera y pánicos contagiados por las esquinas de la vida, venéreas del mundo en que vivimos.
Supuso que ella iría a casa a por una maleta, y luego a coger el tren.
Él sabía que no le dejaría cogerlo, su corazón se lo ordenaba.
 
Llegó a la estación cuando quedaban 20 minutos para las doce.
Mientras se aproximaba a la zona de andenes, salía un tren.
Se acercó a un revisor y le preguntó a qué hora salía el siguiente, el último tren, y el hombre le respondió que aquel era el último… y que aquel día, ya no había más.
 

Image copyright owner — Chad Briggs — Propietario de los derechos de la imagen
 
Él caminó perdido y fantasmal por un anden que se quedaba vacío mientras las últimas personas lo abandonaban.
Se sentó en un banco agarrando con una mano su pecho como si algo se le hubiera roto.
La criatura más maravillosa de su Universo se le había escapado ¿destino? ¿miedo? mierda de mundo… un cúmulo de remordimientos le acechaban carroñeros del cadáver de su alma. En aquel momento, muerto en vida, tan solo deseaba ser una vela y que el mundo le soplara para desaparecer en el humo de un recuerdo, entre las brumas del olvido.
 
Aquella frustración, el dolor contenido, hizo que se fracturara el nudo que llevaba en la garganta y rompió a llorar como nunca había llorado en su vida, sin posible consuelo, sin fondo, todo alma y tristeza… sin importarle que el mundo lo viera, sin importarle ni ridículo ni consecuencias, tan solo lloró, con todas sus lágrimas, con cada gota de sangre, con cada rastro de felicidad.
 
Al cabo de un rato, sintió una mano en su espalda, unos brazos que le rodeaban, y unos labios en su oído.
Y escuchó — No volveré a hacerte daño mi montaraz, pero necesitaba que te dieras cuenta, como yo sé desde hace tiempo, que no quieres ni puedes vivir sin mi, y para ello, necesitaba que creyeras que me perdías para siempre. Ahora podrás ser mio siempre, y yo tuya, porque los dos sabemos nuestro secreto, el boomerang ha vuelto a nuestra mano, y ya no lo soltaremos nunca.
 
Y sentado en el banco, el aire se abría paso lentamente hasta su alma desplazando al miedo, pero aquel corazón lloraba como el de un niño, e incapaz de detener aquella hemorragia, aún tardó media hora más en poder dejar de llorar, y ella no dejó de abrazarlo.

[spotify:track:22QqSpCXi5ZwTZzVV3yaUo]
Abr
12
2011

… que el mal no triunfe

 Escrito a las 0:54     Archivado en: Citas     2 comentarios


«Lo único que hace falta para que el mal triunfe
es que los hombres buenos no hagan nada.»

 
Edmund Burke
 

Splatter of Paint by Asifthebes

Autor

  Diario "no" secreto de...

...un celtíbero errante, un androide defectuoso y con sentimientos, un yeti en calzoncillos en busca de otros eslabones perdidos, coleccionista de sonrisas y momentos que atrapar con el cazamariposas que los años ha tejido, pintor de acuarela en un día de lluvia, que con su sonrisa desnuda y la mirada perdida, te espera sentado al borde de un acantilado.

  • Sígueme en Twitter
  • Página en Facebook de este Blog
  • Mi lista de deseos de Amazon
  • Mis listas de Spotify
  • Las fotos del móvil...
  • Mi canal de YouTube
  • La música que escucho...
  • Mi historial de votos de cine en IMDB
  • Añádeme en Skype
  • Escríbeme por Telegram...
  • Mi tumblr personal...
  • Mis fotos en Flickr
  • Mi cuenta de Vimeo
  • Mis tableros en Pinterest
  • Mi divelog...
  • Feed RSS de este Blog
Twitter

Twitter desde Melee™ Island

El Corcho

   Otros proyectos...

 
Feeds

Suscripciones a los feeds para todos los gustos

RSS de los Posts
RSS de los Comentarios

Añadir feed a:

 
SUSCRIBIRSE POR EMAIL

Con WordPress.org y el diseño deZine de ThemeShift.com. ¡Recuerda! Leer este blog implica la aceptación de sus términos de uso (Atention! Read this blog means you've accepted its Terms of use). Para cualquier cosa, tienes un Correo de contacto (For anything you have a contact form). Escrito por 3 monos de 3 cabezas desde unas dimensiones no reconocidas por los sentidos humanos y que se contemplarán en el modelo final de la Teoría de Cuerdas. PROUDLY MADE ON EARTH.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies